Una mamá enterró las cenizas del perro de la familia en el jardín. Después regresa y encuentra esto


Perder una mascota es igual de doloroso que perder a un miembro de la familia. Y es que las mascotas son, realmente, parte del hogar. Por eso, cuando fallece un perro, un gato, o cualquier animal que haya creado vínculo con sus humanos, queda un gran vacío. Para quienes necesitan vivir el duelo de manera especial, está la oportunidad de ver cómo las cenizas de la criatura se transforman en algo hermoso. Una compañía está ofreciendo urnas que se entierran en el jardín de las que luego crece una planta. Muchas personas están tomando esa opción.

Los dueños de Maka quisieron tomar ese camino. Ellos la querían tanto que necesitaban seguir teniéndola presente de alguna forma. Después de que falleció el 2004, llevaron el cuerpo para que fuera cremado y años más tarde lo depositaron en una “bio urna”. De eso creció una planta que se encuentra en el jardín de la familia. Aquí puede conocer algo más de la historia y del inspirador proyecto.

El proceso es simple y rápido. Se puede utilizar un kit especial (puedes comprarlo aquí), pero en caso de no poder conseguirlo, cada uno puede llevarlo a cabo por cuenta propia.

La familia de Maka necesitaba sentirla cerca, por eso esta fue una medida genial…

¿Harías esto con tu mascota?



http://www.upsocl.com/inspiracion/una-mama-enterro-las-cenizas-del-perro-de-la-familia-en-el-jardin-despues-regresa-y-encuentra-esto/