Un cajero con autismo aplastó el pan de una clienta. Ella le escribió al jefe inmediatamente


No quiso que las cosas se quedaran así.

Mamá Emma estaba de compras en un supermercado, en Norfolk, Inglaterra. Cuando se acercó a la caja, no había nadie antes que ella entonces decidió comenzar a poner los artículos sobre la banda transportadora. El amable y joven cajero empezó a cobrar cada cosa pero no los pasaba al otro lado de la caja.

Emma se imaginó que se haría todo un desastre a la hora de empacar.


Facebook

Shutterstock

Cuando se disponía a guardar sus compras, le pidió al cajero cinco bolsas. Él las contó una por una y antes de dárselas, las contó una vez más. Durante las maniobra de escanear los productos, el pan quedó aplastado pero con toda la paciencia él siguió cobrando.


Facebook

A la hora de pagar, el asunto de las bolsas y empacar estaba resuelto.


Shutterstock

Antes de darle el dinero, lo contó frente a él, aunque era obvio. Cuando el joven le dio su cambio, lo contó dos veces seguidas. Pero a mamá Emma no le molestaron en absoluto esos momentos. De hecho escribió en  el mensaje para el jefe:

“Cada momento que pasé frente a él fue simplemente perfecto. Le pregunté cómo había encontrado el trabajo y charlamos un poco acerca de su experiencia en el supermercado y de la forma en que se le había dado la oportunidad que muchos otros no tenían”.


Shutterstock

“Noté que el muchacho tenía autismo. Como madre de un niño autista de 12 años esto hace que mi corazón sonría. El cambio de actitud es clave con los empleadores, como usted, que realmente ofrecen igualdad de oportunidades, que significa un importante cambio de vida de las personas“.

Así que gracias. Fue un placer haber ido de compras hoy”.


Shutterstock

Emma quiso dejar en claro que las discapacidades no son una barrera para merecer un empleo. Debemos aprender a ser pacientes y a no juzgar antes de tiempo.

Él es Ethan, su hijo de 12 años.


Facebook

¿Qué te pareció la historia?



http://www.upsocl.com/inspiracion/un-cajero-con-autismo-aplasto-el-pan-de-una-clienta-ella-le-escribio-al-jefe-inmediatamente/