Tuvo un bebé prematuro y los doctores no lo ayudaron. Estuvo minutos viendo como su hijo agonizaba.


Cuando un hijo nace prematuro hay muchas formas para hacer que todo salga bien. Sin embargo, las leyes de determinados países son de otras maneras, como en Escocia, donde si un bebé nace antes de las 24 semanas no hay más nada que hacer y los médicos simplemente dejan de perseverar en la vida del niño. 

Algo horrible relacionado con esta situación le ocurrió a Ashley Glass de 26 años, quien tuvo un hijo que nació una semana antes del límite que dicta la ley para que el bebé tenga que ser abortado.

Suena frío y cruel, pero así es como son las cosas en ese país, donde la joven Dumfries y Galloway tuvo que ver a su hijo luchando por respirar durante largos cuatro minutos en el pecho de su madre sin recibir asistencia médica alguna, puesto a que la ley así lo dictaba. 

Es así cómo comenzó un movimiento que pide cambiar esta terrible ley, todo después que Ashley vio en una serie británica cómo los doctores le decían a la protagonista que ellos ayudaría a su hijo si es que éste intentaba respirar por sí mismo.


Jonathan Becker/Mercury Press

La joven dice que la imagen que vio de su bebé en los brazos de su madre es una foto que la perseguirá por siempre.

Desde su hogar Ashley dijo: “Mi hijo nació vivo y pasó cuatro minutos tratando de respirar, pero nadie lo ayudó. Los doctores ya tenían en mente que no iban a ayudarlo”.

“Fue muy traumático escucharlo respirar, verlo luchar y retorcerse en dolor en los brazos de mi madre- fue un horror”.

“Fue la peor cosa que ehe visto en mi vida y no sé si alguna vez podré superarlo”.

“Nunca podré sacar la imagen de mi hijo sufriendo de mi cabeza”. 

“Ants de que él naciera tenía un latido normal y le pregunté a los doctores y enfermeras qué podría pasar cuando él llegara, si sería llevado a un especialista en Glasgow. Ellos me dijeron que si él nacía antes de las 24 semana no había nada que ellos pudieran hacer. Dijeron que así era la ley y que lo les permitían ayudarla”.

“Quedé sockeada y todo se nubló. Estaba histérica, pegada en el hecho de que ellos no iban a ayudar. Sentí que tenía que salir corriendo y tratar de tenerlo por mí misma y ayudarlo por mí misma. Ellos me dijeron que era un riesgo para él, que podría adquirir alguna discapacidad, pero era mi hijo y lo habría amado a pesar de todo”.


Mercury Press and Media Ltd

“Cuando él nació no habían pediatras en el cuarto, estábamos solo yo y la matrona. Estábamos completamente incapacitadas, quería correr a través del hospital con él en mis brazos y rogando por ayuda”.

“Durante mi embarazo nunca me dijeron que si el bebé nacía antes de las 24 semana, que era el límite de aborto, no recibirías asistencia médica para tratar de salvar la vida del bebé”.

“Estoy peleando por justicia para mi hijo y para que cualquier otro bebé tenga la oportunidad de vivir- la ley necesita ser cambiada, algo necesita ser resuelto”.

Ashley estuvo embarazada en noviembre del 2013 y se mudó de la casa de su marido en Colchester, Essex, de vuelta a Escocia para estar más cerca de su familia.

Ella supo que iba a tener un varón en las 20 semanas, pero a fines de febrero del 2014, justo antes de las 23 semanas de embarazo, comenzó a experimentar mucho dolor y el 1 de marzo ya estaba trabajando nuevamente.


Mercury Press and Media Ltd

La triste joven, quien está en contra del aborto, dijo que “después de que Dylan (el nombre de su hijo) nació, nos quedamos en el hospital por dos días para estar cerca de él. Era tan pequeño pero estaba perfectamente formado que parecía un muñeco. Seguí poniendo mi dedo en su mano”. 

“Sentí que fallé como mamá al irme sin mi bebé. Cuando te vas sin nada sólo sientes que tiraste a tu bebé por un contenedor”.

“Ese es el sentimiento del que nunca me alejado”.


Mercury Press and Media Ltd

Ashley seguirá su lucha para que exista una nueva ley más justa para todos los bebés que pelean por sus vidas y no son atendidos por las injusta leyes del Estado escocés.

Sin duda una desgarradora experiencia para una madre que añoraba con ansias un futuro para su bebé.

Sólo queda la esperanza que países como Escocia puedan atender un poco al criterio y llevar una mejor legislación que no permita que sucedan estas terribles situaciones que marcan de por vida a inocentes personas. 



http://www.upsocl.com/inspiracion/tuvo-un-bebe-prematuro-y-los-doctores-no-lo-ayudaron-estuvo-minutos-viendo-como-su-hijo-agonizaba/