Trató de escribir un libro junto a desconocidos en un avión. Esto sucedió


Eva Liparova tiene razón: viajar en avión es una experiencia extraña. Decenas (y a veces cientos) de personas juntas en un espacio muy reducido por horas, pero sin hablar entre sí. Esa era la dinámica que la columnista quiso romper, y que al final resultó en el libro “Historias de Avión”.

La emprendedora, que se define como “estratega de contenidos y comunidad”, viajaba frecuentemente entre Londres y San Francisco cuando tuvo la idea de involucrar en un libro a sus compañeros de viaje.

Comenzó a preguntarse por qué el viaje no era más social, por qué las personas no conversaban a pesar de estar tan cerca las unas de las otras.

“Estaba volando en una caja de metal entre la tierra y el universo con personas sentadas hombro con hombro por 11 horas, y se esperaba que no dijéramos una palabra los unos a los otros”

-Eva Liparova-

Así fue como se le ocurrió conocer las historias de las personas en su avión y juntarlas en un cuaderno, pero para eso requería la voluntad de los demás de participar y compartir sus vidas.

Preparada con un cuadernillo (casi) en blanco -al cual amarró un lápiz- abordó el avión con dirección a San Francisco y llamó a su proyecto “Historias de avión”.

Foto: Eva Liparova.
Foto: Eva Liparova.

“Querido compañero viajero. Esto es para ti. – Eva, 42E”.

A continuación puedes ver el mensaje que puso en la segunda página del cuaderno.


“Hola.

Paso mucho tiempo en aviones. Últimamente he pasado un montón de tiempo en esta ruta entre Londres y San Francisco. 10 horas es mucho tiempo para pasar con mi cabeza hecha un sándwich entre audífonos.

Mira a tu izquierda. Ahora a tu derecha. Sí, estamos todos sentados bastante cerca entre nosotros, pero hay pocas oportunidades para compartir pensamientos.

Me encantaría ver qué opina este avión. Así que he decidido empezar un pequeño proyecto.

Esto es “Historias de Avión” y es cosa nuestra llenarlo con recuerdos.

El tema de este vuelo damas y caballeros es: “Hacer las cosas mejor”.

Las instrucciones están en la próxima página. Por favor devuélvanme el cuaderno antes del aterrizaje.

¡Disfruten!

Eva, 42E”.


Así, se dirigió a la primera persona en los asientos económicos y le dijo su idea: debía leer la última historia, responder a una pregunta y luego hacer una nueva pregunta (o repetir la anterior).

Luego, debía pasar el libro a otra persona y -si el aterrizaje estaba próximo- devolverle el libro a Eva.

Según Liparova, tuvo suerte de que la primera persona sea británica -de los que se dice que siempre son muy cordiales- ya que la miró con incredulidad pero aceptó el desafío.

Foto: Stocksnap.
Foto: Stocksnap.

¿Quieres saber qué escribieron los pasajeros? Puedes revisar algunas de las historias a continuación:

“Con mi esposo estamos en camino a Estados Unidos por nuestra luna de miel luego de casarnos el año pasado. Estamos muy emocionados y esperamos tener un buen descanso.

Tengo suerte de tener un marido respetuoso y pienso que no todas las mujeres tienen esto. Alrededor del mundo muchas son golpeadas o abusadas y si pudiese hacer algo mejor en un instante sería eso: erradicar la violencia contra las mujeres.

¿Qué harías mejor en un instante y por qué?

40B”

“En el momento en que este libro te alcanza hemos viajado 4 horas, ¿qué has hecho?”

“Estoy confundida sobre qué pregunta responder ya que hay muchas. Responderé la última: no he hecho mucho. He estado sentada viendo a las personas dormir, especialmente mi pequeño ángel frente a mi: mi hija de un mes.

He soñado despierta acerca de qué estará soñando, preguntándome si su pañal está húmedo, preguntándome en quién se convertirá (ojalá en alguien que haga este mundo un poco más feliz una sonrisa a la vez)”.

“La habilidad para aprender y cambiar es lo que hace nuestro mundo un lugar maravilloso. Podemos cambiar y aprender de los demás. Vivimos en un tiempo en que más y más conocimiento está disponible y eso debe hacernos mejores personas. Mientras más sabemos de los otros y comprendemos, podemos odiar menos.

Mi pregunta es: ¿Qué querrían para sus hijos?

42A”.

El viaje no fue suficiente para que todos pudieran completar sus historias, y en el momento del aterrizaje sólo 30 pasajeros habían tomado el libro.

Sin embargo, Eva notó que por los lugares por los que pasó el libro las personas siguieron conversando y compartiendo.

Las respuestas de más arriba fueron transcritas por Eva sin editar, e indica que pocas personas dejaron su correo para contactarse tras la experiencia, por eso ahora busca a los pasajeros de ese vuelo entre Londres y San Francisco del 5 de mayo de 2014, viaje operado por Virgin Atlantic. 



http://www.upsocl.com/comunidad/ella-trato-de-escribir-un-libro-junto-a-desconocidos-en-un-avion-esto-paso/