Tras la muerte de Carrie Fisher y su madre nos preguntamos si realmente podemos morir de amor


Como quizás a estas alturas ya sabes, Carrie Fisher, nuestra querida princesa Leia, murió. Un día después, su madre, la legendaria Debbie Reynolds, también murió a los 84 años. La pregunta que todos nos hacemos en estos momentos es “¿Realmente se puede morir de tristeza, de un corazón roto?” Pues la ciencia dice que tristemente sí.

Recuerdo que hay una escena en el Señor de los Anillos que simplemente me quebró el corazón (Bueno, todas las películas, pero esta parte en especial me dolió) cuando Théoden tiene que enterrar a su hijo Théodred y dice “Ningún padre debería enterrar a sus hijos“. No tengo hijos, pero me llegó muy al fondo de mi corazón, porque sé que tampoco los hijos tenemos que enterrar a los padres pero ojalá sea por causas naturales.

Apenas un día después de que Carrie Fisher falleciera, su madre, la legendaria actriz Debbie Reynolds, también murió a la edad de 84 años, según se informa, por un accidente cerebrovascular.

En este punto, muchos han especulado que perder a su hija contribuyó a la trágica muerte de Reynold. Ciertamente no sabemos todos los detalles en este caso específico, pero es una pregunta que se ha pedido desde hace siglos: ¿Se puede morir de un corazón roto?


PopSugar

Pues, resulta que sí.

Y la respuesta realmente se reduce a la forma en que lidiamos con el estrés. Normalmente, un cuerpo es realmente bueno en el trato con los factores de estrés cotidianos, tales como plazos, acumulaciones de tráfico y horarios llenos. En respuesta a estas situaciones, el cortisol *hormona del estrés* regula muchos de sus procesos corporales para mantener las cosas bajo control. Y, aunque es difícil, la gran mayoría de nosotros también es capaz de superar los factores de estrés más intensos, que pueden incluir el dolor por la pérdida de un ser querido.

Sin embargo, como explica la “Asociación Americana del Corazón” hay casos en los que el “síndrome del corazón roto” es una condición muy real y potencialmente seria. Y curiosamente, la gran mayoría de los que la experimentan son mujeres. Además, esa fuente de estrés ni siquiera tiene que ser mala para el síndrome de corazón roto. Entre las posibles causas, la Escuela de Medicina de Harvard lista “pérdida inesperada” y “miedo intenso” – pero también “una fiesta sorpresa”.


La Vanguardia

La mayoría de las personas que sufren de este síndrome se recuperan completamente en pocas semanas.

Pero hay casos raros en los que la afección puede ser fatal. Si el tratamiento se retrasa y el paciente está por encima de los 50 años de edad, ya se está tratando con otros problemas relacionados con hormonas (especialmente la menopausia), o tiene una enfermedad mental como la depresión o la ansiedad es más probable que el síndrome de corazón roto ocurra y pase a ser mucho más grave.

No se sabe mucho de esta enfermedad, por lo tanto no hay consejos sólidos para “prevenirlo”. Pero una muy buena ayuda es aprender a manejar el estrés y reconocer rápidamente si necesitas ayuda.


USA Today

¿Qué piensas del “síndrome del corazón roto”?



http://www.upsocl.com/salud/tras-la-muerte-de-carrie-fisher-y-su-madre-nos-preguntamos-si-realmente-podemos-morir-de-amor/