Su hermano abusó de ella a los 11 años y dio a luz a los 12. Ahora espera a su segundo hijo


Tressa Middleton de Bathgate, West Lothian, quedó embarazada a los 11 años de edad y tuvo a su hija a los 12 años y 8 meses de edad, convirtiéndose en la madre más joven de Gran Bretaña. Cuando supo de su embarazo ‘producto de una borrachera’ y le contó a su familia, ellos enloquecieron. Pero, para Tressa jamás fue opción abortarla; ella quería tener a su bebé a pesar de su corta edad.

Con el tiempo, su madre y demás familiares comenzaron a apoyarla y la joven de 12 años tuvo un linda y sana hija a quien crió con mucho amor, hasta que su pequeña cumplió dos años… entonces, Tressa confesó la verdad: su hermano, Jason, quien tenía 16 años de edad en ese entonces, la había violado y la bebé era producto de esa violación. Le quitaron a su hija y jamás la volvió a ver. 


Foto de archivo de Tressa

De eso han pasado más de 10 años, pero las heridas aún no sanan. Tressa tuvo que atravesar un duro camino después de que su hija le fuese arrebatada. Ella jamás la quiso separar de su lado y eso hizo que cayera en una terrible depresión. Por esto, cayó en las drogas, y pasó los siguientes tres años dentro y fuera de hogares de cuidado; comenzó a beber demasiado alcohol y llegó a consumir 400 libras de heroína diariamente, en el 2011. Tocó fondo, pero logró salir adelante. 

Hoy, está felizmente comprometida con su pareja desde hace 7 años, Darren Young de 30 años de edad y, más lindo aún, están esperando, ansiosos y felices, su primer bebé. 


Foto por Jamie Williamson

Pero, lamentablemente el proceso no fue fácil. Hace más de un año que la pareja estaba intentando quedar embarazados y simplemente no podían. Cuando Tressa tuvo un aborto espontáneo, comenzó a tener mil dudas: creía que estaba siendo castigada por no haber criado a su primera hija y sentía una gran culpa, a pesar de que, en realidad, ella había sido la víctima.

Casi al mismo tiempo, su hija, quien hasta el minuto le había estado mandando cartas cada 6 meses, aproximadamente, dejó de escribir. Tressa sentía un profundo dolor.

“Solía ​​sentarme esperando que sus cartas llegaran; toda mi vida giraba alrededor de saber cómo estaba, soñando con el día en que nos reuniríamos. Disfrutaba cada pequeño detalle sobre cómo le estaba yendo en la escuela y qué juguetes le gustaban. De pronto, las cartas dejaron de llegar y tuve que enfrentar la realidad de que mi hija, estaba avanzando con otra familia. Quedé con el corazón roto”

– Tressa Middleton –

 


Fotos de archivo de Tressa

Cuando por fin el test de embarazo dio positivo, Tressa sentía una sensación agridulce; estaba feliz, pero no podía dejar de recordar a su primera hija.

“Estoy muy agradecida de que finalmente voy a ser la madre que he anhelado ser todos estos años. Pero no quiero que mi primera hija piense que la abandoné, o que la estoy reemplazando con este nuevo bebé. Le daría la bienvenida mañana mismo con los brazos abiertos si pudiera y espero que ella sepa que siempre será una parte de nuestra familia. Pero, este es el futuro para mí y no puedo seguir mirando hacia atrás”

– Tressa Middleton –


Fotos de archivo de Tressa

Otro de los temores que tiene Tressa es que trabajadores sociales le quiten a su nuevo bebé. Aunque su depresión y adicciones ya están controladas, teme que alguna vez no la estimen capacitada para criar a su hijo o hija y se la arrebaten, de nuevo.

“Lo que pasó antes con mi hija que me quitaron, realmente me afecta. Haré todo lo que pueda; no dejaré ir a este bebé. No quiero que nada ponga en peligro mi futuro con mi hijo o hija. Sólo quiero que las cosas sean perfectas esta vez”

– Tressa Middleton –

En algún minuto, Tressa y Darren pensaron en pelear la custodia de su primera hija, pero luego desecharon la opción.

 “Me di cuenta que eso sería demasiado egoísta. Ella ya tiene su vida armada, no quiero interrumpir eso. Quiero que ella tenga la mejor vida posible y darle eso también al bebé que viene en camino”

– Tressa Middleton –


Fotos de archivo de Tressa

Tressa recuerda con melancolía que su hija cumplirá 11 años este verano, la misma edad que tenía ella cuando quedó embarazada. Tomar conciencia de eso ha sido abrumador.

“Me ha hecho comprender lo joven que era cuando pasó todo. En ese momento yo no me sentía tan joven, porque ya había pasado por mucho. Pero ahora, me doy cuenta y me hace sentir horrendo. Ningún niño debería pasar por algo así”

– Tressa Middleton –


Foto por Chris Watt

Mientras Tressa y Darren esperan por su bebé, la pareja reflexiona con felicidad que esta vez su hijo llegará a una casa feliz y segura con dos adultos que lo van a adorar y hacer todo lo posible para asegurarle que tenga una educación sana y feliz. 

“Mi esperanza es que un día mis dos bebés puedan conocerse, pero quién sabe si eso sucederá”

– Tressa Middleton –

¿Que te parece el final de esta historia? 



http://www.upsocl.com/mundo/su-hermano-abuso-de-ella-a-los-11-anos-y-dio-a-luz-a-los-12-ahora-espera-a-su-segundo-hijo/