Su familia la violó a los 10. Cuando pensó que acabaría, vendieron su cuerpo para algo aún peor


Su vida estuvo en las sombras durante décadas.

Cuando tenía tan solo diez años fue víctima de su primer abuso sexual por miembros de su propia familia. Así continuó durante mucho tiempo hasta que recibió una noticia aún peor de lo que podría haber imaginado. Jessa Dillow Crisp, ahora de 29 años, fue vendida a miembros de su propio núcleo para luego “traspasada” a sus vecinos.

Ellos la obligaron a posar para películas pornográficas, tener sexo grabado con personas adultas y realizar actos degradantes a desconocidos que abusaban de Jessa constantemente. Su infierno no tenía por dónde terminar y había perdido toda fe en ella.


Living Resistance

Después comenzó a ser obligada a participar en tráfico de sexo. Fue raptada por proxenetas que la tenían secuestrada y la forzaban a vender su cuerpo por dinero. En Canadá, donde le ocurrió todo esto, sufrió las peores humillaciones que podrías imaginar.


Real Women Real Stories

“Recuerdos los olores, las vistas, el sabor a esclavitud. El horror no puede ser puesto en palabras, tampoco los burdeles a los que fui llevada o los hombres y mujeres que me forzaron a servirlos

-Contó Jessa a la organización de caridad Globan Citizen-


Real Women Real Stories

Cuando pensaba que ya no tenía esperanzas, una mujer que trabajaba con personas que habían sido esclavas sexuales le dejó en un papel su número. Tomó el coraje para llamarla y ella la ayudó a salir del país con rumbo a Estados Unidos, sin embargo, la visa solo duró seis meses y se vio obligada a volver a Canadá donde fue nuevamente vendida. 

Una vez que logró escapar nuevamente, nunca más volvió. Pudo reconstruir su vida, estudiar una carrera y casarse. Ahora se encuentra estudiando para un master en salud clínica.


jessacrisp.com



http://www.upsocl.com/mundo/su-familia-la-violo-a-los-10-cuando-penso-que-acabaria-vendieron-su-cuerpo-para-algo-aun-peor/