Son los 2 tipos “más suertudos del Ártico”: Estaban perdidos, nadie lo sabía… y sobrevivieron


Tyler, Lloyd y Eugene fueron al Ártico en un viaje de caza, pero cuando estaban a 40 kilómetros del poblado más cercano su moto de nieve se estropeó. Quedaron aislados, en medio del frío y a merced de los animales salvajes. No tenían esperanzas: nadie sabía que estaban allí, que habían tenido problemas… y no es un lugar en que circulen regularmente otras personas.

Estaban realmente perdidos sin oportunidad de ser rescatados.

No sabían qué hacer, así que se dividieron: Lloyd Satuqsi decidió comenzar a caminar los 40 kilómetros que los separaban de la ciudad. Tyler Amarualik y Eugene Gibbons quisieron quedarse en medio de la nada y hacer un refugio improvisado.

Lloyd podría llegar al pueblo si no encontraba algún obstáculo, pero a Tyler y Eugene solo les quedaba esperar y tener fe de que Lloyd llegara y diera aviso de su localización.

Estaban en eso cuando vieron un avión Twin Otter sobrevolar el área.


Canadian Forces.

A bordo de la nave iba el capitán de la Fuerza Aérea canadiense Thom Doelman junto a tres compañeros. Estaban -coincidentemente- ensayando una misión de rescate y búsqueda. El escuadrón de transporte 440 no tenía idea de que bajo ellos estaban Tyler y Eugene.

Los pilotos llevaron la nave hasta un punto específico en el mapa y luego comenzaron a revisar el terreno a través de cuadrados concéntricos, agrandando cada vez más el área escrutada.

“Te podrías volver loco al pensar en todas las cosas que debieron coincidir para ver a estos chicos allí”.

-Capitán Thom Doelman, de la Fuerza Aérea Canadiense, citado en CBC-

Estaban haciendo la revisión del terreno cuando vieron a los dos hombres haciéndoles señas desde abajo.

La tripulación decidió en conjunto qué hacer, y con el tiempo apremiándolos decidieron bajar. Quedaban solo 30 minutos de luz solar, y la necesitarían para aterrizar y luego despegar nuevamente.

“No sabíamos de ninguna persona desaparecida, pero sentimos que dado que es el Ártico, dado que estaba a punto de oscurecer… no podíamos continuar a la playa Hall sin chequear estos tipos”.

-Capitán Thom Doelman, de la Fuerza Aérea Canadiense, citado en CBC-

Además del horario, había otro problema: el capitán Doelman nunca había aterrizado en hielo usando un avión con ruedas. Solo lo había hecho usando skis, así que se arriesgó deslizando el avión por el hielo para testear si la superficie podría aguantar el peso de la nave.

Cuando aterrizaron fueron al encuentro de Tyler y Eugene, les dieron comida y agua caliente y los subieron al Twin Otter.


Eugene Gibbons.

Estaban volando de vuelta cuando ambos cazadores preguntaron por su amigo, Lloyd, y si había llegado bien al poblado de la playa Hall. No sabían de él hace dos días.

“En este punto mi corazón se hundió porque encontrar a un tercer hombre allá fuera era increíble”.

-Capitán Thom Doelman, de la Fuerza Aérea Canadiense, citado en CBC-

Tyler y Eugene pensaron que el avión había ido en su búsqueda porque Lloyd lo había pedido, pero en realidad Lloyd todavía no daba señales de vida.

El capitán Doelman llamó inmediatamente al aeropuerto de Hall para dar aviso de la desaparición y coordinar un grupo de búsqueda en terreno.

Encontraron a Lloyd Satuqsi en las cercanías de Hall a las 4:30 de la madrugada siguiente.

Doelman no sabe por qué todos los factores se coordinaron para que pudieran ver a Tyler y Eugene en el suelo, en medio de la tundra. Solo está seguro de una cosa:

“Son los tipos con más suerte que conozco en la Antártica”.

-Capitán Thom Doelman, de la Fuerza Aérea Canadiense, citado en CBC-

El capitán hizo énfasis en lo importante que es practicar misiones de búsqueda y rescate a pesar de que la función primaria que tienen en el Ártico no es esa, diciendo que esta situación prueba por qué hay que estar entrenados y listos.

¡Eso sí que se llama tener suerte!



http://www.upsocl.com/mundo/son-los-2-tipos-mas-suertudos-del-artico-estaban-perdidos-nadie-lo-sabia-y-sobrevivieron/