Sin aumento de tarifa hay riesgo de colapso en servicio de transporte de la CDMX, advierten dirigentes


Hace poco le bajaron dos centavotes a la gasolina, pero ni con eso las autoridades capitalinas podrán impedir que los encargados del transporte incrementen las tarifas del servicio. Ahh, ¿no quieren? Bueno, al parecer no es de querer, sino de “a fuerzas”.

De continuar la negativa a subir las tarifas, los habitantes de la CDMX tendríamos que chutarnos los trayectos “a patín”, debido a la falta de unidades para ofrecer el servicio… más extremo: la suspensión total. Al menos eso dieron a entender los miembros de varias organizaciones de transportistas, quienes en conferencia de prensa, explicaron las dificultades que han enfrentado para continuar proporcionando servicio, a partir del “gasolinazo”.

Una pequeña muestra de lo que podría presentarse a futuro se dio en la línea 2 del Metrobús, donde el pasado jueves se tuvo que sacar de operación a 10 unidades por un lapso de cuatro horas. Esta medida afectó a por lo menos mil 600 usuarios. Y, pese a que la dirección del Metrobús aseguró que el imprevisto se debió a una “mala operación”, la verdad es que “se debió a una falta de pago de combustible al proveedor, situación que continuará en las horas pico, mientras no exista un ajuste al pago por kilómetro y las seis líneas en operación reciban la misma cantidad”.

 Sin incrementos, esta situación podría presentarse en siete de las 11 empresas operadoras del sistema, advirtieron los integrantes del movimiento Transportistas Unidos por una Tarifa Justa y Digna. De acuerdo con los líderes transportistas, el Metrobús enfrenta un “colapso financiero”, ya que sus gastos son mayores que sus ingresos. Para salir del déficit de más de 50 millones, tendría que incrementar la tarifa aproximadamente 50%.

Mismo caso el de concesionarios de otros servicios, como autobuses, microbuses y combis, a los que ya no les basta con “incentivos fiscales”, que sólo les representa el 2.04% del incremento en gasto por concepto de combustibles derivado del incremento a la gasolina desde el 2013, a febrero de 2017.

“No se puede continuar estirando la liga, cuando está a punto de romperse, y poner en riesgo la seguridad de los usuarios, la movilidad de los miles de trabajadores que generan la vida económica de la Metrópoli y su zona conurbada. No se debe posponer más la transformación hacia una movilidad de primer mundo, sustentable y sostenible”, señalaron los dirigentes.

Una posible solución, con la que no se afecte (más) el bolsillo de los capitalinos podría ser la entrega anual de vales de gasolina… algo así como mil 69 millones 200 mil pesos en combustible,  “aun cuando pareciera estratosférica, es posible que el gobierno la otorgue”.



http://www.sopitas.com/726756-transporte-publico-cdmx-colapsara-sin-aumento/