Si aún estás soltera, puede que estés sufriendo el síndrome de “Tinderella”


La facilidad de conocer hombres podría estar evitando que encuentres al ideal.

Ser soltera puede ser un muy buen momento. Te das cuenta del gran abanico de hombres disponibles que están a tu alcance y, si te da la gana, puedes sacar un gran beneficio de este estado. De todos los tipos, tamaños, personalidades, y lo mejor: ¡sin compromiso!

A medida que pasa el tiempo sabrás mucho sobre los hombres y sobre su diversidad.

La aplicación Tinder nos ha facilitado en gran parte conocer a chicos nuevos para ser tus aspirantes a novio o tu “peor es nada”. Con un solo touch puedes escoger a los que te parecen más atractivos o a quienes, a partir de una sola fotografía, reflejen una personalidad acorde a tu gusto. 


IStock

Si conversando te parece interesante, le das una oportunidad y tienes una cita. Pero si el chico no te agrada en lo absoluto, ni siquiera es necesario despedirse para eliminarlo de tu vida.

Así es el mundo de la tecnología, todo tan sencillo y con tanta rapidez. Sin embargo, a la larga nos podría estar perjudicando.


IStock

¿Por qué?

Resulta que toda esta instantaneidad y el hecho de pasar tanto tiempo en línea con otros hombres, sin tener contacto físico, podría perjudicar la forma en que te vas relacionando con otras personas. 

Entre tantos galanes disponibles, el interés en conocer a cada uno en profundidad baja. Y se tiende más bien a tener sólo conversaciones precisas, en las que con un solo comentario que no nos guste, la reacción suele ser la misma: adiós.

Este hecho puede contribuir a que te vuelvas antisocial y que, al momento de tener una cita real, no sepas cómo llevar la situación y no puedas establecer una conversación fluida.


IStock

El mundo de Tinder. Todo es tan superficial que se nos olvida que lo más importante es cómo sea la persona por dentro, y que la verdadera conexión se puede percibir sólo cuando existe el contacto físico y no a través de una pantalla.  



http://www.upsocl.com/relaciones/si-aun-estas-soltera-puede-que-estes-sufriendo-el-sindrome-de-tinderella/