Quitaron sus amígdalas en una cirugía de rutina. Luego, tuvo el primer síntoma de algo muy grave


“Su rostro y su boca no se movían bien y su temperatura llegó a 40º C así que llamé una ambulancia”.

La cirugía de remoción de amígdalas y adenoides es una intervención rutinaria en los hospitales alrededor del mundo. Una parte importante de los niños pequeños se someten a ella y es tratada como algo “de rutina”. Seguramente tú mismo te sometiste a ella cuando eras más pequeño, al menos yo sí. Es precisamente lo masivo de la intervención lo que hace preocupante la historia de Tiaré Johnston.

Tiaré, de cuatro años, se sometió a una cirugía de amígdalas el 5 de agosto de 2016. Todo fue como esperaban y no tuvo ninguna complicación, así que rápidamente la “dieron de alta”.


Daily Mail.

El día siguiente estaba en casa cuando sus papás notaron que tenía fiebre. Ese sería el primero de los síntomas de una grave enfermedad que -al parecer- contrajo durante la operación.

Tamara y Josh, sus padres, estaban preocupados pero decidieron mantenerse en casa. Eso hasta que el 7 de agosto encontraron a Tiaré inconsciente en una piscina de su propio vómito.

El termómetro marcaba 40º C y ella no era capaz de hablar.

“Su rostro y su boca no se movían bien y su temperatura llegó a 40º C así que llamé una ambulancia”.

-Tamara Johnston, citada en el Daily Mail-

Sus papás llamaron a una ambulancia y una vez en el hospital los exámenes revelaron que Tiaré padecía encefalopatía necrotizante aguda. Contrajo un virus, probablemente durante la operación.


Daily Mail.

Un escáner reveló que grandes áreas de su cerebro estaban “apagadas”, pero los doctores no podían asegurar si era algo temporal o permanente. Solo podían tratarla con medicamentos y esperar lo mejor.

“Sugirieron que apagásemos el ventilador mecánico”.

-Tamara Johnston, al Daily Mail Australia-

Sin embargo, los papás de Tiaré tuvieron fe y confiaban en que ella podría recuperarse.

“Queríamos darle todas las oportunidades. Ella es una niña muy inteligente y siempre ha logrado más”.

-Tamara-

A pesar de los sombríos pronósticos, Tiaré tuvo una mejoría gracias a los cuidados médicos y el 21 de diciembre de 2016 le dieron el alta.

Los especialistas le instalaron un monitor que avisa a sus padres cuando su cerebro requiere de cuidados y les entregaron una guía con los medicamentos que deben usar en cada oportunidad.

 

“Queremos que aprenda a caminar de nuevo”.

-Tamara Johnston-

Tamara cuenta al Daily Mail que Tiaré ha tenido una gran recuperación y que entiende todo lo que le dicen, aunque tiene problemas para hablar.


Daily Mail.

Junto a su esposo siguen trabajando día a día para dar la mejor calidad de vida posible a Tiaré y a su hermana Ariana, que tiene un año.

¡Les enviamos todos nuestros buenos deseos!



http://www.upsocl.com/salud/quitaron-sus-amigdalas-en-una-cirugia-de-rutina-luego-tuvo-el-primer-sintoma-de-algo-muy-grave/