Querían ver el mundo. Descubrieron que salvar vidas de elefantes era la mejor forma de viajar


Una increíble historia de humanos ayudando a elefantes.

Las relaciones que tenemos con el mundo animal deben evolucionar hacia un punto en que no exista maltrato ni abuso. En busca de poder transmitir esto, la fotógrafa de Lituania Gailė Juknytė decidió viajar con un acompañante al sudeste asiático para aprender más y comunicar mejor su visión acerca del abuso animal.

La mayoría de las personas no piensan en que los elefantes ya están en la lista de especies en riesgo en África y Asia.

Quisimos tener una mano para ayudar a estos hermosos animales, así que fuimos voluntarios en el Parque Natural Elefante en el Norte de Tailandia.


Gailė Juknytė

Todos los voluntarios se dividen en grupos para visitar refugios donde los elefantes pasan la noche. Prepárate para enrollar tus mangas y limpiar el desorden de lo que hicieron estos gigantes durante la noche.

Las tareas diarias incluyen caminar con elefantes, lavarlos, cortar sandías, bananas, calabazas y otros snacks así como descargar camiones de comida.


Gailė Juknytė

Una de las mejores experiencias fue bañarse con los elefantes junto al río.


Gailė Juknytė

Los elefantes soportan una serie de torturas para ser objetos de diversión o paseos de los turistas.


Gailė Juknytė

80% de los elefantes en el parque son ciegos o ven tan sólo la mitad.

A causa de las luces de circo o los golpes que reciben para ser controlados.


Gailė Juknytė

Cada vez que paseas en uno de ellos, el elefante tiene que acarrear una silla que pesa cerca de 80 kilos además de ti, la otra persona y su dueño (mahout)

Los Elefantes trabajan 10 horas diarias cada día, expuestos a intensa luz solar.


Gailė Juknytė

Trabajar como un mahout que no explota a su elefante y se dedica a salvarlo no es respetado en la cultura local y no tiene buena reputación.

Para poder cambiar el punto de vista de la gente, el parque se esfuerza en educar a la gente y crear una mejor imagen sobre su rol.


Gailė Juknytė

Un elefante y su mahout.


Gailė Juknytė

Es bueno saber que todos los bebés elefantes nacidos aquí no experimentarán esas cosas tan terribles, no serán forzados a trabajar ni quebrarán sus espíritus.


Gailė Juknytė

Desafortunadamente, no todos se llevan bien tan fácil. Después de sufrir tantos traumas, algunos ya no pueden encajar.


Gailė Juknytė

Pero algunas veces, si muestras mucho amor y dedicación, el elefante responderá de la misma forma.


Gailė Juknytė

Disfrutando la comida vegana más deliciosa, y la vista, por supuesto, puedes ver las fotografías mientras descansas bebiendo un café.


Gailė Juknytė

Así nos sentimos benditas de la grandiosa oportunidad que nos dio la vida, definitivamente no será la última.


Gailė Juknytė

¿Qué te ha parecido esta historia?

 



http://www.upsocl.com/comunidad/querian-ver-el-mundo-descubrieron-que-salvar-vidas-de-elefantes-era-la-mejor-forma-de-viajar/