Optó por colgarse y quitarse la vida para acabar con el bullying que sufría. Tenía sólo 16 años


Su padre compartió unas delicadas fotografías de sus últimos minutos para conmemorar el que hubiese sido su cumpleaños número 18.

Adrian Derbyshire, un desolado padre de Inglaterra, se decidió a compartir en redes sociales la última imagen que tomó de su hija, quien intentó ahorcarse y posteriormente murió debido a las heridas autoinflingidas. Julia buscaba desesperadamente acabar con el tormento que le provocaba el ciberbulling que recibía, y esta fue la única forma que encontró de lograrlo. Han pasado 17 meses desde su muerte y, para conmemorar la fecha en la que Julia hubiese cumplido 18 años, Adrian decidió rendirle un tributo compartiendo este recuerdo.


Mercury Press

 

Julia murió en el hospital el 19 de octubre de 2015 después de que fuera imposible curar el gran daño que había sufrido su cuerpo ante su intento de suicidio. La chica había quedado en estado vegetal y su padre tuvo que tomar la difícil decisión de apagar el ventilador que la ayudaba a respirar.

Como una forma de recordar ese duro momento, Adrian había tomado esta imagen que no había podido volver a mirar desde octubre de 2015. Según lo que le relató al medio británico Mirror, la experiencia fue tremendamente difícil:


Mercury Press

“Haber mostrado estas imágenes es una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer en mi vida. Tomé las fotos minutos antes de la muerte de Julia y las guardé en las profundidades de mi teléfono hasta ahora, porque sabía que no quería mirarlas. Sigo sin querer hacerlo. Pero sabía que lo haría para lograr crear conciencia, porque creo que en este caso son demasiado importantes como para no usarlas”.

En su honor, Adrian comenzó una cruzada contra el bullying cibernético creando la campaña #SASSY (Support Against Self-harm And Suicide in Youth o Apoyo Contra la Autolesión y el Suicidio en los Jóvenes). Es algo especialmente duro cuando consideramos lo pequeña que era su hija y que, tal como él relata, para su cumpleaños número 18 tuvo que contentarse con dejarle flores en su tumba en vez de llevarla a tomar champaña como siempre lo había imaginado.


Mercury Press

“Ver las imágenes me hizo revivir muchas emociones que había sentido en ese momento, me hizo querer vomitar. Pero si puedo ayudar a un padre, madre o a una familia a no tener que pasar por lo mismo que yo pasé… de eso se trata esta campaña”.

Julia nació en Inglaterra, pero a la edad de cuatro años se fue a vivir con su familia a Estados unidos. Una década más tarde volvieron al Reino Unido porque Julia tenía problemas de acoso virtual. Adrian intentó incorporarla a un grupo que ayuda a los jóvenes a prosperar a través de los deportes, pero no tenía idea de que ella estaba muy deprimida y frecuentaba, bajo una identidad falsa, foros que promovían las auto lesiones y el suicidio entre adolescentes.

Fue Adrian quien la encontró en casa. Estaba tendida en el piso y no respondía. Lucharon por salvar su vida pero no lo lograron.

La respuesta que Adrian ha recibido con su campaña #SASSY ha demostrado que el problema del bullying virtual sigue siendo extremadamente importante y contingente, lo que significa que seguimos sin resolver el problema de forma adecuada. Como sociedad tenemos que seguir buscando formas de inculcarle a nuestros hijos a no abusar de otros, y también a tener la confianza necesaria para que siempre acudan a nosotros en estos casos antes de tomar medidas más desesperadas.



http://www.upsocl.com/mundo/opto-por-colgarse-y-quitarse-la-vida-para-acabar-con-el-bullying-que-sufria-tenia-solo-16-anos/