Ojo por ojo: México contestará así las medidas de Trump en el TLCAN


Aplicando la Ley del Talión: así es como México responderá a las intenciones del presidente Donald Trump ante la inminente renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Al menos es lo que expuso el canciller Luis Videgaray ante la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados. El diario Reforma tuvo acceso a una grabación donde se puede escuchar al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores detallando el plan para hacerle frente al gobierno de Estados Unidos y sus intenciones a la hora de negociar la relación comercial.

La estrategia de la administración del presidente Enrique Peña Nieto frente a la ofensiva de los estadounidenses es imponerle aranceles a los productos provenientes de ese país, en caso de que el equipo de Trump determine hacer lo mismo con las mercancías nacionales. Sobre la renegociación del TLCAN, Videgaray indicó que México, incluso, responderá de mejor manera a los impuestos con los que  Trump pretende gravar a las exportaciones mexicanas, ya que acá van a elegir “cuales les duelen”.

En pocas palabras: el gobierno de México le va a pegar con aranceles a los productos que más se importan desde Estados Unidos y/o a los que generan más empleos en aquella nación. “Estarían afectando de manera inmediata a los productores de Wisconsin, a los productores de maíz en Iowa o Texas, que cada año exporta 95 mil millones de dólares a México”, indicó el secretario de Relaciones Exteriores. Ojo por ojo, diente por diente, esa es la estrategia.

Videgaray también señaló que gravar las exportaciones mexicanas, como el aguacate, televisiones y automóviles, sería un “error garrafal” por parte de Estados Unidos y que esa determinación tendría un “costo político” en la administración de Trump.

Luis Videgaray y la renegociación del TLCAN

¿Cuándo se negociará el TLCAN?

De acuerdo con las declaraciones que el canciller Videgaray le ofreció a la agencia de información alemana DPA el pasado 19 de febrero, las negociaciones sobre el TLCAN comenzarán en junio. El titular de la SRE indicó que la consulta interna con sectores productivos ya inició y que se dialogará con la administración de Trump una vez que se den las condiciones propicias. En esa entrevista, el canciller señaló que el acuerdo bilateral habría de continuar, aunque con algunas actualizaciones, porque a Estados Unidos le conviene tener una relación comercial abierta con México.

Videgaray afirmó el domingo pasado que el TLCAN representa un intercambio comercial bilateral de 500 mil millones de dólares al año y que genera cerca de seis millones de empleos en Estados Unidos. Entonces el canciller no planteaba abiertamente la posibilidad de castigar las exportaciones estadounidenses: “México rechaza imponer aranceles o establecer cuotas a las exportaciones. No quiero entrar en especulaciones, pero insisto en que lo que más le conviene a Estados Unidos es seguir con una relación de comercio abierta con México”.

El pasado 21 de febrero el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, indicó que nuestro país no aceptaría nuevos aranceles o cuotas en la negociación del TLCAN, porque sus consecuencias serían desastrosas. “Nada en el nuevo acuerdo debe dar un paso hacia atrás. Definitivamente, no incluiremos ninguna medida de gestión de comercio, como cuotas o abrir ‘la caja de Pandora’ de los aranceles”.

¿Qué opina el encargado de negociar el TLCAN por parte de los gringos?

El empresario Wilbur Ross, quien necesita ser ratificado por el Senado para convertirse en secretario de Comercio, ha sido calificado por el presidente Trump como “uno de los más grandes negocia­dores que he conocido”. En caso de ser aprobado en su cargo, Ross tendrá la encomienda de renegociar el acuerdo trilateral. El inversionista multimillonario conocido como “El Rey de la Bancarrota” —suele comprar empresas en problemas financieros con potencial de generar utilidades— ya le ha dedicado algunas palabras al tema. Duras palabras:

“No habrá guerras comerciales, y diré por qué: veamos al peso mexicano. La razón por la que ha colapsado es porque todo mundo sabe que los mexicanos tendrán que hacer concesiones. Punto (…) representamos 80% de las exportaciones totales (de México). Eso es enorme. Cuando uno es el cliente del 80% (de las exportaciones) de alguien, ¿realmente peleará conmigo? No, va a negociar”, declaró Ross al sitio Yahoo Finance en noviembre de 2016.

FOTOS: NOTIMEX, GETTY IMAGES



http://www.sopitas.com/724616-mexico-trump-tlcan-negociacion-pena-nieto/