Mira cómo se ve hoy el “niño” protagonista de E.T. a 35 años del estreno. Su vida no fue nada fácil


E.T. ha sido definitivamente uno de los grandes éxitos de Steven Spielberg. Prácticamente todas las personas pueden reconocer la figura de este famoso extraterrestre de ojos grandes, tan feo y tierno a la vez, y con un cuello que podía alargarse y encogerse cuando él lo deseara. Una criatura que conquistó los corazones de muchos niños y adultos de los ’80 y ’90.

Algunos de pequeños, aún crédulos ante tanta fantasía, soñábamos que algún día llegaría el momento en que nos encontraríamos con este ser, salvaríamos su vida y seríamos amigos por siempre.

Todos somos Elliot, el niño protagonista del film.


Universal Pictures

Jamás olvidaré ese día en que con mis padres y mi hermano fuimos a Disneylandia, donde a los siete años todo lo creías: cada villano amenazante, cada caricatura con vida propia y cada princesa. Sobre todo La Sirenita, que nunca me cuestioné por qué llevaba aún su cola de pez. Pero lo mejor de las visita fue cuando visitamos Universal Studios y subí al juego de la bicicleta de E.T., el Extraterrestre. 


Universal Pictures

Debido a mi baja estatura en la larga fila de espera, no veía nada más que traseros y piernas de un sinnúmero de extraños. Pero la idea de subirme a la bicicleta de ese chico que voló por los aires con mi extraterrestre favorito, un sanador de heridas que tenía la habilidad de hacerte volar, me emocionaba mucho más que Blancanieves o cualquier enanito.

 

 


Universal Pictures

Lo mejor de esa atracción fue que E.T. no sólo me saludó lentamente con su mano sanadora y dedo encendido, sino que que de su boca salió una frase que ni en mi más profundo sueño extraplanetario imaginé. Tal como dijo alguna vez en la película “E.T. llama a casa”, voló de su serena boca con un tranquilo tono: 

“Hola, Gillian”.

¡¡¡¡¡¡¡HOLA GILLIAN!!!!!!!

¡¡¡DIJO MI NOMBRE!!!!

Impactada, no recuerdo si se me ocurrió saludarlo de vuelta. Sí recuerdo que, tal como en la escena de la película “El regalo prometido” cuando Turbo Man se dirige al niño que es su hijo y lo llama por su nombre, el chico en shock dice en una frase extensa las tres palabras: “Dijo mi noooooommbreeeee”.

Y yo fui igual.


Universal Pictures

Ese gran momento estuvo largos años rondando mi cabeza. Fue algo inexplicable y sentí hasta muy grande una intensa conexión con este fugaz amigo.

Mi adolescencia pasó, vi las estrellas a veces. Otras, sólo las nubes. Pero siempre manteniendo la esperanza de que mi gran amigo vendría por mí.

Hasta que todo se arruinó años después, cuando un bocón exnovio me dijo que esa fila en la que veía traseros era para decir uno por uno los nombres de quienes entraban, y que una farsante máquina detrás de E.T. se los dictaba como un robot. Y todo se fue al carajo. 


Universal Pictures

En fin, me extendí bastante con mi emotiva experiencia, pero esta nota es para decirles cómo va la vida de ese niño de la película que yo tan suertudo creía, quien el 2012 confesó:

“Por supuesto que ha habido veces que me he arrepentido de ser el niño de E.T. Mi mundo se volvió completamente loco. Tenía esa estúpida fama con la que no puedes ir a ningún sitio”.

O sea, para más remate, el maldito chico malagradecido no tuvo asco en decir que se pudo haber sentido arrepentido de haber sido niño E.T. ¡Qué carajo que es la vida!

“Fue así durante los primeros seis meses que E.T. estuvo en los cines. Salía y era asaltado. Yo era un niño tímido, y ser abordado todo el tiempo por adultos me asustaba. Era como un fenómeno de circo, pero sólo tenía que soportarlo cuando salía de casa, así que dejé de salir. Me convirtió en un ermitaño de 11 años”.

Te entiendo Elliot. La fama y la fortuna pudieron haber sido bastante difíciles para un niño de tu edad, y más si después te volviste ermitaño. Pero personalmente, eso a mi no me importa. Niño malcriado.

Y bueno, si bien en un momento la vida no trató bien a Thomas Henry -el nombre de actor del joven protagonista-, al parecer la fama no le parecía tan mala y a los 19 años volvió al cine.

Hoy el artista tiene 45 años, y retomó su vida en la pantalla grande y chica. Ha actuado en varias películas y es muy probable que hayas visto más de alguna.


Universal Pictures

Desde ‘E.T., el extraterrestre’, Thomas Henry participó en cintas como Fuego en el cielo (1993), Curse of the Starving Class (1994), Leyendas de pasión (1994), Bombshell (1996), Hijacking Hollywood (1997), Niagara, Niagara (1997), Suicide Kings (1997), Moby Dick (1998) y Fever (1999). También tuvo apariciones en la serie La Ley y el Orden. 


Tristar Pictures

El actor también quiso adentrarse en el mundo de la música, y formó parte de la banda “The Blueheelers”. 

Puede que se impresionen cuando les diga que también participó en la película La Ouija. ¿Lo reconocen?


Universal Pictures

Actualmente lleva una vida normal en un barrio residencial de Los Ángeles junto a su esposa e hijos, feliz y en paz y desvalorando al personaje que lo hizo tan famoso:

“Lo hice mejor que E.T…. ¡Él está descansando en una caja en alguna parte!”

“Cría cuervos y te sacarán los ojos”, dicen. Tal como él dejó abandonado en una maldita caja a quien supuestamente era su amigo. Y que sanó tu dedo ensangrentado.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 



http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/mira-como-se-ve-hoy-el-nino-protagonista-de-e-t-a-35-anos-del-estreno-su-vida-no-fue-nada-facil/