Llamó a emergencias para salvar a su bebé. Las instrucciones erróneas le costaron la vida


Ahora quieren aclarar quiénes son los responsables.

Es vital saber mantener la calma en momentos críticos, pues puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Lo mismo ocurre con los conocimientos básicos de primeros auxilios, pero si no los tenemos, dependemos netamente de los servicios de ayuda. Y esto no siempre puede salir bien: un asistente de la línea de emergencias británica 999 falló en administrar los consejos adecuados a una madre para que aplicara respiración cardiopulmonar a su bebé después de que éste se ahogara en la bañera, y ahora nadie sabe a quién apuntar.

Torrin Williams corrió rápidamente a sacar a su hija Lacie Mae-Wilson, de dos años, al ver que había caído en la bañera.

Intentó ayudar a que no se ahogara y llamó al 999 por ayuda. Sin embargo, pese a los esfuerzos, su hija no logró sobrevivir y falleció en el hospital. Ahora está reclamando que le dieron instrucciones incompletas e incorrectas, además de recibir una respuesta tardía por parte de la línea de emergencia.

De acuerdo a la médico forense Jane Gillespie, no se puede determinar si el resultado hubiese sido distinto si las instrucciones dadas a la familia de Mansfield, Nottingham, hubiesen sido las apropiadas.

Sin embargo, la familia no quiere aceptar esa opinión como válida. Es lógico; se trata de la muerte de su hija.

“No sabemos si esos minutos podrían haberle otorgado a Lacie-Mae una oportunidad de luchar por su vida”.

Adam Wilson, padre.


Nottingham Post / SWNS

 

Luego de una investigación en lo acontecido, quien atendió la llamada renunció al Servicio de Ambulancias de Midlands del Este (EMAS).

La bebé había perdido el pulso por casi media hora y logró recuperarlo en el hospital con los debidos tratamientos, pero después de estar grave falleció al día siguiente. Los responsables del servicio de ambulancias sí reconocieron las faltas presentes en el caso, pero no asumen total responsabilidad.

“Él no siguió su entrenamiento para controlar la situación de manera apropiada. Hubo problemas de atención”.

Alison Crowe, Administradora de la Sala de Control de EMAS.

“Tenemos la opinión de que, por lo que hablaban, de todas maneras la persona que llamó no iba a ser capaz de dar respiración cardiopulmonar, debido al pánico en el lugar”.

Amanda Wright-Kluger, representante de EMAS.


Nottingham Post / SWNS

“Al momento de recuperar el latido, había pasado más de media hora y el daño al cerebro por la falta de oxígeno era irreparable. Tristemente nada se podría haber hecho para salvarla en ese momento. Se perdió mucho tiempo conectando la llamada para proporcionar ayuda, y un vecino fue el que finalmente pudo ejecutarla, pero las instrucciones fueron incorrectas. No sé si, con todo lo que sucedió, el resultado hubiese sido distinto para Lacie-Mae y sería totalmente incorrecto para mí hacer especulaciones.”

Jane Gillespie, forense.

Un lamentable caso que nos demuestra la importancia de mantener la calma a la hora de las situaciones de riesgo, pero también centra el foco en la calidad de los servicios de emergencia.



http://www.upsocl.com/mundo/llamo-a-emergencias-para-salvar-a-su-bebe-las-instrucciones-erroneas-le-costaron-la-vida/