Las personas están más dispuestas a hacer compras cuando piensan en la muerte


Como si no hubiera un mañana.

No importa si se trata de la muerte entendida como un acontecimiento individual o colectivo, la fatalidad parece ser uno de los motores más efectivos del consumismo. Los hallazgos de una investigación hecha por la John Molson School of Business y HEC Montréal, en Canadá, señalan que cuando una persona se enfrenta a la idea de que va a morir, se verá más inclinada a hacer compras.

De acuerdo con Michel Laroche, principal autor de este informe, las reflexiones con respecto a la muerte pueden alterar la percepción del mundo y la autoestima de una persona.

A 503 estudiantes norteamericanos se les preguntó qué tanto se resisten a comprar diferentes productos. Luego fueron separados en dos grupos aleatorios.

En uno de los grupos se le pidió a las personas que describieran lo que sentirían si se estuvieran muriendo.

Al otro grupo se le preguntó cómo se sentirían sus integrantes si tuvieran que someterse a un procedimiento dental doloroso.

Luego, a todos los participantes se les hizo una encuesta que les preguntaba qué tantas posibilidades existían de que compraran diferentes productos.

Quienes primero se habían identificado como menos derrochadores fueron más propensos a comprar productos después de pensar en la muerte.

Así lo explicó Marcelo Nepomuceno, profesor asistente de HEC Montréal:

“Esto indica que aquellos consumidores ven la compra y la tenencia de bienes y servicios como una fuente importante de autoestima. Cuando piensan en la muerte, se ven más inclinados a comprar porque esto los ayuda a sentirse mejor”.

¿Qué opinas al respecto?



http://www.upsocl.com/mundo/las-personas-estan-mas-dispuestas-a-hacer-compras-cuando-piensan-en-la-muerte/