La historia de cómo la estatua del Oscar se convirtió en Kanye West


En 2014 un artista estadounidense que se hace llamar Plastic Jesus, generó controversia al presentar una estatua del Oscar inyectándose heroína en el brazo, buscando crear conciencia sobre el consumo de drogas. Lo que desató una tradición de protestas contra diversos temas aprovechando dicha entrega de premios.

Este artista de Los Ángeles, se encarga de crear trabajos inspirados en problemáticas sociales, políticas y cultura, con un toque de humor e ironía con el fin de tocar ciertos temas y generar conciencia. Por lo que en 2015 repitió el asunto de las drogas, y esta vez tuvo más éxito que la anterior.

Tal vez recuerden fotos de una estatua gigante del Oscar hincado a punto de “echarse un lineazo”, que circuló por varios sitios de Internet. Esto (al igual que el caso anterior) fue una protesta en contra del abuso de drogas que afecta a la industria, pero solo se toma en cuenta una vez que ha muerto un famoso.

 

 

 

Un año más tarde el Oscar se convirtió en una stripper, para simbolizar a todas esas mujeres que llegan a Hollywood para perseguir su sueño de ser actrices, cantantes o bailarinas, y por la falta de oportunidades (entre otros factores), terminan ganándose la vida en un club nudista.

 

 

 

Para crear una tradición y continuar con este movimiento, Plastic Jesus decidió crucificar al Oscar y moldear su rostro para que quedara igualito a Kanye West, junto con una placa de “False Idol” (Ídolo Falso). El significado de este trabajo es que por más bueno que sea Kanye (o alguien haciendo música), no son dioses, pero aún así los ponemos en ese pedestal hasta que hay un problema en su vida que interfiere con su carrera y entonces “los crucificamos”.

“Trata y respeta a estas personas como artistas, pero no los conviertas en dioses – porque crucificamos a nuestros dioses”.

Además de esto también sacó a la venta una serie de playeras con la leyenda “Stop Make The Stupid People famous President”, como un mensaje en contra de Trump. Por lo que podríamos decir que la estatua implica cierto mensaje político.

 

 

 

El rapero aún no tuiteado nada al respecto (pues es la única forma en la que da su opinión fuera del micrófono), aunque probablemente esté feliz de que sigan haciéndole publicidad. Total, la única cosa que Kanye ama más que a Kanye, es a otro Kanye West (esperen, ¿qué?).



http://www.sopitas.com/724693-kanye-west-estatua-oscar/