Fotos de David Beckham sin un diente frontal están invadiendo internet, y no sabemos si reír o llorar


Al parecer se lo rompió esquiando.

David y Victoria Beckham son una de las parejas más queridas por el mundo entero. Estos dos tortolitos con tan linda historia de amor ahora tienen cuatro hermosos hijos. Y recientemente, decidieron llevar a los chicos a un paseo de nieve para practicar un poco de snowboarding. Pero, desgraciadamente los accidentes pasan y esta vez Brooklyn (el hijo mayor) y el futbolista fueron las víctimas.

La familia Beckham se fue de vacaciones a Whistler, Canadá. 


Instagram

Brooklyn, Harper, Romeo, Cruz, Victoria y David disfrutaron de unos días de nieve aprendiendo snowboarding.


Instagram

Instagram

Era la primera vez que David practicaba el deporte ya que cuando era futbolista profesional le prohibieron practicar cualquier deporte de invierno. 


Instagram

Entre toda la diversión, llegó un momento terrible cuando Brooklyn se quebró la clavícula:

Como todo un campeón mostró el vídeo en su cuenta oficial de Instagram junto a una foto de la clavícula rota:


Instagram

Pero como si eso fuera poco, una fuente cercana a la familia le comentó a The Sun que después de que Brooklyn sufriera ese accidente, su papá David también pasó por un ligero mal momento cuando se rompió un diente. 

Cuando el suceso se hizo público, y ya que no hay fotos que corroboren cómo fue el hecho, las personas comenzaron a hacer fotos hipotéticas de cómo se vería David, y los resultados son un tanto perturbadores:


Instagram

Getty Images

¿Se sigue viendo sexy o no?

En fin, lo importante es que tuvieron un buen tiempo en familia, y que los accidentes sufridos fueron parte del momento y nada grave. Se sabe que Brooklyn está mejorando.

Reflection

A post shared by bb (@brooklynbeckham) on

Y David… pues sigue siendo el más sexy de todos (como siempre).


Instagram

¡Eterno amor para los Beckhams!



http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/fotos-de-david-beckham-sin-un-diente-frontal-estan-invadiendo-internet-y-no-sabemos-si-reir-o-llorar/