Fotógrafos de National Geographic cuentan sus increíbles experiencias capturando el mundo salvaje


“Me costó 24 días tomar la fotografía, me estaba volviendo loco escuchando sonidos por todos lados”

Seis profesionales detrás del lente de National Geographic comentaron las experiencias que siempre recordarán durante su trabajo en medio del mundo salvaje. Algunos de ellos se han especializado en animales realmente peligrosos, por lo que hoy, la mayoría, tiene suerte de aún estar vivo para contarlo.

Steve Winter

Es un pasionado por los tigres “bengala”, comentó lo duro que fue para él fotografiar a una madre con sus crías en India. Luego de un primer viaje, en donde luego de haber hecho su trabajo con una espectacular familia de felinos, se enteró de que los cachorros murieron poco después, lo que resultó un problema para él porque planeaba continuar fotografiándolos por largos días.

Luego de meses de haber regresado a su hogar, recibió la gran noticia de que otra mamá había tenido crías y empezó su travesía.

Me costó 24 días tomar la fotografía, me estaba volviendo loco escuchando sonidos por todos lados y no veía a ningún cachorro. Finalmente escuché un sonido y tomé una ráfaga de fotos. El resultado fue impresionante, cinco imágenes que luego fueron publicadas en la portada de la revista”; indicó.

Amy Toensing

Trabajó en Canadá en un programa de reinserción de linces, una clase de felinos que está en peligro de extinción en Colorado.

“Fueron momentos clave porque la madre había dado a luz a sus cachorros, y no dejaba de chequearlos para ver si estaban bien en su guarida. Imagina las criaturas más adorables del mundo reunidas en ese entorno”, indicó.

Los momentos en que pudo capturar a la mamá lince fueron cortos pero el resultado lo recordará toda la vida.

Charlie Hamilton James

“Estaba filmando leones en el Parque Nacional del Serengeti hace unos años. La mayoría de las mañanas ibamos a una zona llamada Gol Kopjes buscando el orgullo de la película. Una mañana nos encontramos con estos dos guepardos. Ellos parecían estar sobre una roca relajados buscando su presa. El ángulo era perfecto, con las nubes y la sabana de fondo”, aseguró.

Tomé algunas fotos de los guepardos y en ese momento formé una simetría casi perfecta. La formación de las nubes por encima de ellos era totalmente fortuita, casi tan simétrica como los guepardos”, señaló.

Nick Nichols

Capturó a una manda de leones atrapando un jabalí. Una experiencia que, relata, fue “escalofriante”.

“No hay moralidad en la naturaleza. Cuando el jabalí, finalmente salió, era caos y gritos (…) Nunca llegué a hacer algo con más energía en los más de dos años que continué haciendo ese trabajo”, comentó.

¿Qué opinas del trabajo que realizan estos intrépidos fotógrafos?

 



http://www.upsocl.com/verde/fotografos-de-national-geographic-cuentan-sus-increibles-experiencias-capturando-el-mundo-salvaje/