Fotógrafa testigo de violencia intrafamiliar captura impactantes fotos de los momentos más agresivos


La violencia intrafamiliar es un problema que azota a las mujeres de nuestra sociedad y se ha tornado cada día más latente, haciendo que existan movimientos a nivel mundial que protestan por un cambio y promueven que las afectadas saquen las voz y denuncien todos estos hechos que en muchas ocasiones terminan en la muerte. 

La fotógrafa Sara Naomi Lewkowicz pudo ser testigo de este terrible momento y no dudó en fotografiar todo lo que estaba sucediendo e inmortalizar una situación que muchas féminas mantienen en completo silencio.

Las imágenes están enfocadas en Maggie, una chica de sólo 19 años que tiene una relación con Shane, un ex convicto de 31 años. 

Lewkowicz conoció a esta pareja en Ohio, en septiembre del 2012 y le preguntó a Maggie si podría fotografiarla a ella junto a sus dos hijos, frutos de una relación pasada.


Sara Naomi Lewkowicz

Su novio Shane hablaba abiertamente sobre el tema de su encarcelamiento y sobre sus problemas de adicción y allí fue cuando a Sara se le ocurrió la idea de hacer un retrato de lo que sería la vida de un ex convicto y su reinserción a la sociedad. 

Cuando ya entraron más en confianza, la fotógrafa fue con la pareja a un bar de karaoke, donde mientras Shane bailaba, una chica se acercó a su lado y su novia interpretó como que todo había sido parte de un coqueteo. Y allí fue donde comenzó todo. 

Cuando llegaron a la casa ambos estaban totalmente exaltados, los insultos fueron cada vez mayores y llegaron incluso al abuso físico.


Sara Naomi Lewkowicz

Lewkowicz veía todo esto aterrorizada y vio como Shane tiraba a su novia contra el sillón, empujándola contra la pared y atemorizándola.

Durante la pelea, ambos hijos de Maggie estaban despiertos, tanto Memphis, su pequeña de poco menos de dos años como su hijo Kayden, quien también pudo oírlo todo. 

Sin que el agresor se diera cuenta, Sara sugirió a Maggie que llamara a la policía hasta que finalmente cedió y cuando llegaron su novio les dijo claramente que no tenía escrúpulos en golpear a la mujer.

Pero cuando la policía llegó, Maggie no quiso presentar cargos. 


Sara Naomi Lewkowicz

Cuando Maggie pudo ver las fotos ella no pudo minimizar más la situación y llamó a la policía nuevamente para darles la información necesaria para presentar cargos. 

Posteriormente Shane fue devuelto a la prisión en Ohio y Lewkowicz cortó lazos con el agresor.


Sara Naomi Lewkowicz

Como muchas otras, Maggie es una más de las mujeres violentadas que justifican la agresión física como algo que “buscaron” o que “se merecen” y no toman el peso suficiente a lo que realmente está pasando en la relación.

La serie de imágenes titulada “Portaretrato de la Violencia Doméstica” documenta lo que fue la agresión de una madre de dos hijos.

Después de que pasó todo, Maggie volvió a tener una relación con el padre de sus pequeños, pero lamentablemente no funcionó.

Hoy la mujer planea ir a una escuela de cosmetología y está esperando un bebé de su actual novio, Tyler. 

Estas imágenes demuestran lo que tantas mujeres están pasando y el silencio es la herramienta fundamental que usan para mantenerse en una tortuosa y peligrosa relación que puede terminar con el peor de los finales.

Gracias a estas fotos podemos abrir los ojos y nuestra voz, y sentir que quienes están en este estado no son las únicas. Deben salir adelante y atreverse a denunciar todo lo que están pasando. 



http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/fotografa-testigo-de-violencia-intrafamiliar-captura-impactantes-fotos-de-los-momentos-mas-agresivos/