Esto es todo lo que necesitas saber para mejorar tu salud durmiendo en una habitación fresca


La forma en que tratamos nuestro cuerpo hace totalmente una diferencia en cómo nos sentimos con respecto a él, desde cómo nos alimentamos a la forma en que pensamos, todo tiene un efecto sobre nuestro organismo. Y dormir también es una de esas cosas, especialmente la temperatura en la que decidimos hacerlo.

Puede que dormir en una habitación fresca sea una decisión que pasa por cuestión de gustos de cada persona, pero lo que este pequeño cambio en nuestras vidas puede hacer por nosotros podría sorprenderte, por eso tienes que conocer los beneficios de hacerlo y luego qué trucos ocupar para conseguirlo. Aquí van:

¿Cuáles son los beneficios de dormir en una habitación fresca?

1. Mantiene tu cabeza calmada

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Mientras tu cuerpo puede estar muy cálido bajo las cobijas de tu cama, tu cabeza se mantiene expuesta al ambiente, por lo que el aire fresco de la habitación haría más fácil la tarea de balancear ambas temperaturas, además de mantener la comodidad necesaria que necesitas para respirar y dormir profundamente.


2. Te ayuda a relajarte y dormir mejor

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Mientras más fríos están nuestros cuerpos, más facilidad tenemos para dormir, sobre todo porque naturalmente nuestra temperatura interna disminuye cuando nos quedamos dormidos. Proceso que se hace más rápido en una habitación con temperatura más baja, además de aumentar la necesidad de cubrirnos para sentirnos más seguros, resultando en un mayor estado de relajación.


3. Puede ayudarte a controlar tu peso

p-3

Nuestro metabolismo funciona mucho mejor cuando nuestra temperatura corporal es más baja y lo mismo pasa con las grasas buenas en nuestro organismo, cuando nuestro cuerpo está más frío, ellas aumentan. Lo que produce más calor en nuestro cuerpo, quemando calorías y exceso de azúcares.


4. Te da un sueño de belleza reparador

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

De seguro sabes que parte de verse increíble es mantener una buena calidad de sueño, por lo que no solo te sientes bien, también te ves así. Esto se debe a que con un sueño profundo y constante, tu cuerpo libera melatonina, la hormona que actúa contra el envejecimiento y que además mejora tu estado de ánimo.


5. Mejora tu salud, tanto mental como psicológica

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

La posibilidad de conseguir un sueño reparador de forma rápida y cómoda tiene un gran efecto en la salud general de las personas, desde la ansiedad a la apnea del sueño, con el solo hecho de bajar un poco la temperatura y no ahogarte dentro de tu propia habitación, comienzas a mejorar tu salud dándole un espacio más cómodo a tu cuerpo y cerebro para trabajar día a día.

¿Cómo se consigue una habitación óptimamente fresca?

1. Ocupa un ventilador pequeño

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Probablemente la forma más sencilla de lograr una circulación de aire constante y que mantiene la temperatura de la habitación durante la noche, no es necesario que sea un gran ventilador, incluso uno de techo funciona perfecto. Además, su zumbido también es de ayuda para conseguir el sueño… ¡Inténtalo!


2. Duerme lo más desnudo posible

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Cada capa que agregas a tu pijama, se suma a cada una de las capas que ya tiene tu cama y todas ellas juntas… Resultan en más y más calor. Eliminar la mayor cantidad de capas posibles no solo te permite disminuir el calor, sino que también evitar que se enreden en tu cuerpo de forma que puedan interrumpir tu sueño.


3. Saca tus pies fuera de la cama

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Regula la temperatura de todo tu cuerpo, tal como lo haces manteniendo tu cabeza fuera de las cobijas, ya que los pies son un excelente regulador de la temperatura corporal. ¿Demasiado calor? Deja que tus pies se encarguen.


4. Preocúpate de las almohadas con memoria

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Las almohadas con memoria, esas maravillas de la tecnología que mantienen la forma de tu cabeza mientras duermes, son increíblemente cómodas… Pero también acumulan una gran cantidad de calor. Así que en invierno puedes sentirte libre usarlas, pero con las temperaturas más altas deberías considerar cambiar a una almohada tradicional.


5. Consigue la temperatura correcta

Macarena Salinas/UPSOCL
Macarena Salinas/UPSOCL

Generalmente, la temperatura ideal para conseguir un sueño profundo, reparador y constante es entre 15 y 19 grados Celsius, algo así como helado pero no tan helado. Así que si tienes la oportunidad de controlar tu temperatura con exactitud, esta es la mejor forma de lograr un sueño perfecto.



http://www.upsocl.com/estilo-de-vida/esto-es-todo-lo-que-necesitas-saber-para-mejorar-tu-salud-durmiendo-en-una-habitacion-fresca/