Este perro vivió dos años en un bosque. Un día de lluvia decidió ¡por fin! confiar en los humanos


“Al tercer día estaba saltando”.

Quizás en tu escuela, universidad u oficina tengan un animal “regalón” que vive en la calle al que le dan comida. Es algo común: grupos de gente que se preocupan del bienestar de un animalito y que le dan amor. El problema es que esos animales no reciben comida ni cuidados cuando los estudiantes o trabajadores no van y muchas veces duermen y sobreviven en condiciones precarias.

Esa era la vida de Shelby, una perrita que residía en los bosques tras un edificio de oficinas y departamentos en Kennesaw en el estado de Georgia, Estados Unidos.


Friends to the Forlom

La tierna perrita se alimentaba de lo que los trabajadores de una oficina le llevaban. No tenía una casa ni un refugio, a pesar de que ellos habían instalado una tela para que use como techo cuando llueve.

Para poder darle un mejor hogar los funcionarios se contactaron con Jason Flatt, el fundador de un refugio de animales llamado Friends of Forlond.


Friends to the Forlom

Querían que Jason acogiera a Shelby en el refugio, pero éste no daba más. Por el momento, Shelby estaba sana, salva y recibiendo comida de forma regular. Mientras, los trabajadores intentaban darle un nuevo hogar.

“Pusieron letreros. Hablaron con la administración de la propiedad sobre ella”.

-Jason Flatt, sobre los esfuerzos de los trabajadores-

Pasaron dos años antes de que Shelby pudiese abandonar el bosque. La perrita pasaba mucho tiempo con los trabajadores, pero no se dejaba acariciar. Simplemente los miraba desde una mancha de pasto al borde de los árboles.


Friends to the Forlom

Un hecho apuró la adopción de Shelby: los oficinistas supieron que en el terreno del bosque construirían un departamento. La perrita no tendría dónde dormir ni dónde refugiarse.

Llamaron a Jason urgentemente y él decidió que acogería a Shelby en su casa, y que se esforzaría incluso bajo la lluvia para poder atraparla.

“Volví en la lluvia (…) Salí de mi van y la escuché llorar y aullar. Estaba bajo la carpa”.

-Jason, citado en The Dodo-

Aunque Shelby era tímida no costó mucho atraparla, ya que corrió a un plato de comida dentro de una jaula. ¡Paf! Jason cerró la puerta tras ella.

A pesar de que hace años que la perrita no vivía entre humanos, se adaptó rápidamente a Jason y su familia.


Friends to the Forlom

“El primer día estaba nerviosa, pero la podía acariciar (…) Al tercer día estaba saltando”, cuenta Jason.

Tras una visita al veterinario, la actualización de su calendario de vacunas y tratamiento para una bacteria que padecía, Shelby hoy está sana y jugando en un nuevo hogar.


Friends to the Forlom

¡Qué hermoso final!



http://www.upsocl.com/verde/este-perro-vivio-dos-anos-en-un-bosque-un-dia-de-lluvia-decidio-por-fin-confiar-en-los-humanos/