Este bebé nació con una adicción a la heroína. Gracias al servicio de esta mujer podría salvarse



Mimar a un bebé puede ser una de las experiencias más cariñosas y tiernas que alguien puede hacer. Y ellos lo adoran, de hecho a muchos les cuesta dormir sin antes estar en los brazos de sus padres o seres queridos. Pero para algunos bebés que los acunen en los brazos puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Muchos bebés de padres adictos a los drogas opiáceas, como la heroína, nacen con la misma adicción y son muy vulnerables por un doloroso síndrome de abstinencia que les fue traspasado por la genética. Por eso parte importante de su tratamiento son las caricias y abrazos que les puedan dar.

Por eso en el hospital Mercy Health-Anderson de EE.UU. se inscriben muchos voluntarios que tienen el título de “cuddlers” (cuya traducción al español sería mimadores o abrazadores) y su trabajo es acunar en sus brazos a los bebés consolándolos y haciéndoles cariño.

“Ellos vienen a este mundo con una gran desventaja y yo simplemente quiero ayudarlos”, dijo un voluntario llamado Ted Rohling a WLWT.

“Ellos no tienen el sistema nervioso para tranquilizarse por su cuenta y a veces el único momento en que pueden dormir es cuando están en los brazos de alguien que los mece”, añadió Donna Mullins, otra voluntaria.

 

Según la directora del hospital Carmen Bowling los “cuddlers” son claves para la supervivencia de estos bebés:

“Si la madre usó la droga por mucho tiempo los bebés requieren estar al menos 24 horas en los brazos de alguien porque son inconsolables”.

Aprende un poco más sobre esta hermosa ayuda voluntaria en este video:

¿Increíble o no? ¿Te ofrecerías a hacer un voluntariado así?




Categorias: Comunidad, IA – Etiquetas: