Estas son las 3 importantes cosas que todos deberían saber antes de perder a sus padres


Ojalá las hubiera sabido antes.

Algunos de mis primeros recuerdos son funerales. No sé si es sólo porque tuve el particular honor de conocer a mis bisabuelos, si o es tan fuerte la vida cuando eres pequeño que tus primeros encuentros con la muerte no se olvidan. Luego empiezas a crecer y creer que la muerte ya no te va a pegar tan fuerte, y siempre te equivocas. Incluso cuando se trata de alguien que jamás te hizo sentir nada, alguien que no conoces, la muerte siempre te hace sentir que te han sacado el suelo debajo de los pies.

Y ni hablar de la muerte de un padre, a pesar de que es nuestro destino dejarlos ir primero.

Mi papá y yo éramos mejores amigos. Cuando murió— nada se compara a lo que pasó en mi mundo después de eso. Cataclismo es quedarme corta. Jamás vas a estar listo para perder a un padre.

Sin embargo, creo en sacar los mejor de lo peor y después de vivirlo, aceptarlo y darle tiempo, puedo mirar atrás y pensar en lo que me sostuvo a través del dolor.

1. El duelo no es sólo tristeza


Tara-Michelle Ziniuk

Las famosas “siete” etapas del duelo son más una idea general que una línea recta. Quizá sientas rabia, quizá sientas culpa, quizá sientas paz— y quizá te toque todo eso junto. Lo único en que todos estamos de acuerdo es que el duelo es uno de los procesos más agotadores, física y emocionalmente, para una persona.

Así que prepárate para días de no saber qué se te pasa por la cabeza y en que, un año y tres meses después, te vas a encontrar llorando porque una canción tenía una línea que te los recuerda. Suena raro, pero créanme que lo más sano que pueden hacer es dejar que pase.

¿Quieres llorar? Por favor. ¿Quieres pegarle a las cosas? Te recomiendo clases de box. ¿Quieres que te abracen todo el tiempo? Estoy segura de que hay voluntarios. Lo único importante es que vivas tu duelo.


2. Nunca podrán ser reemplazados


TrueKnowledge.org

Necesitamos a personas que nos guíen, nos ayuden y nos quieran, pero una de las cosas más particulares de los padres es su amor incondicional. Nadie más en el mundo te va a querer por tus defectos.

Lo que nos queda tras su partida es un especie de agujero negro que duele y parece tratar de tragarse el color de la felicidad que nos rodea, pero no es posible llenarlo con otra persona. Enfrentar el duelo y rodearnos de gente que nos apoye es la única forma de que ese vacío, que jamás se llenará, deje de tener bordes afilados.

Sin embargo, podemos seguir guiándonos por su sentido de la compasión, su generosidad y su calidez a la hora de conocer a otras personas, y sentirlos reflejados en nosotros y en los demás, mientras tengamos claro que nuestros padres son irreemplazables.


3. Hay más gente que te ama


skfo.ru

Los seres humanos hemos sido bendecidos por la capacidad de crear redes sociales complejas y es perfectamente posible que no encuentres consuelo en las personas que usualmente tienen los mejores consejos, pero alguien a quien no veías hace años sepa exactamente qué decir. Es en estos casos donde una red de apoyo de personas que te aman es enormemente importante. Quizá no siempre quieras hablar con ellos, pero no te cierres a sentir cariño.

No es lo que tus padres querrían para ti.

Cuídate y déjate querer, por ti y por ellos.



http://www.upsocl.com/familia/estas-son-las-3-importantes-cosas-que-todos-deberian-saber-antes-de-perder-a-sus-padres/