Esta pareja sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial. En 40 años no se dieron cuenta


Querían huir de la muerte.

La familia rusa de los Lykov vivió aislada en Siberia por 40 años. En la nieve y alejados de la civilización, no supieron de la II Guerra Mundial y se perdieron la llegada del hombre a la luna. Sin ningún tipo de comunicación, se escondieron en Jakasia, al sur de la Siberia soviética, para evitar ser ejecutados por el régimen comunista. De esa manera, Karp, Akulina, Savin, Dmitriy, Natalia y Agafia (la única sobreviviente) fueron encontrados en 1978 por cuatro geólogos.

Su cabaña era la única a 200 kilómetros de distancia de otros asentamientos y cuando intercambiaron palabras, los miembros de la familia no podían dejar de mirar la caja que traían los geólogos: un televisor.

Tantos años lejos los había hecho olvidar un poco el ruso que solían hablar, pero los Lykov lograron explicar su historia: Karp y Azulina eran viejos creyentes cristianos, partidarios de la liturgia y ritos más antiguos que no aceptaban la reforma de Nikon, de 1654. Esa fue la causa de que fueran perseguidos por zares y por el régimen comunista que se impuso en 1917.

¿Cuándo se decidieron a huir definitivamente? En 1936, cuando una patrulla bolchevique le disparó al hermano de Karp. Tomó a su esposa y a los dos hijos que tenían hasta el momento (Savin y Natalia), algunas semillas y pertenencias y se largó.

Ellos vivían bajo la nieve, se arropaban con pieles de animales que cazaban, sembraban alimentos, leían la Biblia e incluso en algunas ocasiones extremas se comían el cuero de sus zapatos. Mientras tanto el mundo vivía la II Guerra Mundial, el asesinato del presidente estadounidense J.K. Kennedy y la llegada del hombre a la luna.

El hallazgo expuesto por el periodista ruso Vasily Peskov sorprendió a Rusia ya que esta familia llevaba una vida totalmente primitiva.

Sin las herramientas adecuadas, pasaron hambre y frío. Se acostumbraron a otra época pero tras su hallazgo debieron reinsertarse. Inexplicablemente, en este proceso tres de los seis Lykov murieron (Dimitry, Natalia y Savin). Todos en 1981, los dos primeros por una infección a los riñones y el último por una neumonía. En 1988 fue el turno del padre, Karp. La única sobreviviente, Agafia, vive hoy lejos de las ciudades.

Así lo hubiese deseado su familia.



http://www.upsocl.com/mundo/esta-pareja-sobrevivio-a-la-segunda-guerra-mundial-en-40-anos-no-se-dieron-cuenta/