Esta corredora compartió sólo dos fotografías y demostró que la celulitis jamás es lo que parece


Creo ciegamente en el poder del amor propio, pero también sé que independiente de lo mucho que hablemos de ser positivas y aceptarnos tal como somos, todas tenemos esos días en las que nos miramos en el espejo, nos inspeccionamos detenidamente y hacemos listas mentales de todo eso que desearíamos poder cambiar. Nos gustaría tener algunas cosas más pequeñas, otras más grandes, la piel perfecta, no tener ojeras, en fin: la lista podría seguir hasta el infinito, y si hay algo que SIEMPRE podemos encontrar en ella es la celulitis.

No importa la cantidad de veces que lleguemos al consenso de que todas, sin excepción, tenemos algún tipo de celulitis en el cuerpo. El pensamiento siempre nos ataca con violencia cuando vemos esta “piel de naranja” en nuestro cuerpo: ¡NO! ¡TENGO CELULITIS!

Eso mismo fue lo que le pasó a esta orgullosa corredora estadounidense de 34 años quien, a pesar de haber tenido tres niños, tener un excelente estado físico y haber corrido 32 maratones en su vida, no pudo evitar sentirse un poco mal al mirar las fotografías de su carrera. Dorothy decidió compartir su experiencia con Cosmopolitan y mostrar la forma en la que inmediatamente decidió decirse a sí misma que no había nada de malo con la forma en la que lucía la celulitis de sus piernas.

Para ello, publicó dos fotografías tomadas con sólo minutos de diferencia junto a un poderoso mensaje:

Let's get REAL with each other again… I'm reposting this here because I think we all can agree that we are worth more than a photo captured at a race. Far too many of us let a single photo steal joy – the thing is – it's a single photo and we need to take back any power that photo steals #Repost @womensrunningmagazine ・・・ @mileposts here Let's get real with each other for a second shall we!? How many of you have let a race photo steal joy from you?? Both of these race photos were taken on the same day at the same race. In one I looked happy and strong and in the other I was left questioning if there was a part of my body that didn't have cellulite. This race at some points sucked for me – I got sick – threw up before crossing the finish line and had possibly my slowest 13.1 time ever – but post race the sucky feelings faded and I remember the day being fun – drinking wine with friends after, joking how wine cures all. If you had asked me after if I had a good time I would have said YES!! I still felt that way in the days following the race UNTIL I saw the photo on the left and then insecurity set in and I thought about how that day was not fun. But that's silly, because it was fun…A race photo is ONE SINGLE moment in time and I let one of them steal joy from me. Most times we don't look great while we run, but that's not why we run anyways, we run to FEEL like I look in the photo on the right – HAPPY. Don't let a photo steal joy – you are worth so much more than one split second – moment in time. #irunthisbody @ihavearunnersbody #whstrong

A post shared by Dorothy Beal | #irunthisbody (@mileposts) on Mar 4, 2017 at 4:29am PST

“Seamos honestos entre nosotros nuevamente. Estoy re-publicando esto aquí porque creo que todos estamos de acuerdo con que valemos mucho más que una fotografía que nos toman en una carrera. Muchos de nosotros dejamos que sólo una foto nos robe toda la felicidad y lo que sucede es que es sólo una foto, y debemos volver a ganar el poder que esa foto nos roba.

¿Cuántos de ustedes han dejado que la foto de una carrera los haga sentirse mal? Ambas imágenes fueron tomadas en el mismo día y en la misma carrera. En una me veo feliz y fuerte, y en la otra me quedé pensando si es que acaso había algún lugar de mi cuerpo que no estuviera lleno de celulitis. Esta carrera fue difícil para mí en ciertos momentos. Me sentí mal, vomité y tuve el peor tiempo que he tenido para una carrera de 21 kilómetros, pero después de correr dejé de sentirme mal y tuve un día muy divertido. Bebí vino con mis amigos y si me hubieses preguntando cómo la había pasado te hubiese dicho que BIEN. Al día siguiente seguía sintiéndome así… HASTA que vi la fotografía de la izquierda y comencé a sentir mucha inseguridad. Empecé a pensar que ese día no había sido tan divertido después de todo, pero es tonto, porque sí lo fue. La fotografía de una carrera es SÓLO UN momento en el tiempo y permití que eso anulara mi felicidad. La mayoría del tiempo no nos miramos cuando corremos pero, de todas formas, esa no es la razón por la que corremos: corremos para SENTIRNOS tal como veo en la foto de la derecha: FELICES. No dejes que una foto se robe tu felicidad, eres mucho más que una milésima de segundo o un momento en el tiempo”.

La fotografía ya ha recibido más de tres mil me gusta, algo que habla de lo importante que son las percepciones y expectativas que tenemos de nuestro cuerpo.

Si no leyeras el mensaje de su foto, hasta podrías pensar que estas fotografías son un “antes y después” en el que ganó masa muscular y perdió celulitis, pero la verdad es que no. Al combinar un cierto ángulo, expresión de su rostro y la forma en la que luz cae sobre su cuerpo, se genera ese efecto. Por lo demás, una foto es una foto y no podemos dejar que sólo un instante de la vida marque nuestra percepción de las cosas.

La vida es demasiado corta para preocuparse de estas cosas, ¿no crees?



http://www.upsocl.com/salud/esta-corredora-compartio-solo-dos-fotografias-y-demostro-que-la-celulitis-jamas-es-lo-que-parece/