En Chihuahua, con el otro Duarte también se habrían aplicado falsas quimioterapias


Parece que en el compendio de gobernadores del llamado “Nuevo PRI” lo que menos había era sujetos con originalidad: los mismos mezquinos y bajos trucos para sacar más lana del erario. En Veracruz, Javier Duarte impuso un gobierno corrupto, en Chihuahua, César Duarte lo mismo; el primero se dio a la fuga, el segundo, para allá va. Y ahora…

Aunque muchos se sorprendieron (y encabritaron) luego que el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, diera a conocer que en pasadas administraciones se les aplicó a niños enfermos de cáncer pura agua destilada en lugar de necesarias quimioterapias, en Chihuahua eso ya no cayó de novedad. Al menos no para el secretario de Salud del Estado, Ernesto Ávila, quien señaló que esas mañas ya son de la vieja escuela y, por ello, desde hace dos años ya existe una denuncia ante la PGR por anomalías detectadas en los tratamientos administrados a pacientes del Centro de Oncología de la entidad.

cesar-javier-duarte

“Era para pacientes con cáncer en el Centro de Cancerología donde se detectó ese asunto desde mediados de la administración anterior. Hay denuncia, está en la PGR. Así como en Veracruz, son medicamentos oncológicos, inyectables. Sí hay (irregularidades) y sí lo vamos a sacar”.

De acuerdo con Proceso, fue el entonces titular de la Secretaría de Salud, Sergio Piña Marshall, quien se encargó de denunciar el engaño, esto previo a dejar el cargo. Ahora, según indica Ávila, la denuncia cuenta con nuevos elementos, los cuales ya se han presentado ante la Fiscalía General del Estado (FGE).

El posible responsable de las falsas quimioterapias sería Pedro Genaro Hernández Flores, quien durante el periodo de Piña Marshall, dobleteaba como director del Comité de Administración en la dependencia de salud y como director del Seguro Popular. Luego de la salida de Piña, tan chambeador elemento fue nombrado secretario de Salud… pese a tener en su contra la adjudicación de licitaciones de medicamentos y diversos materiales necesarios para el sector salud. Entre esas licitaciones se encontraría la compra de los falsos tratamientos oncológicos.

vacuna-cancer

Aunque es apenas con el caso similar presentado en Veracruz que hace ruido lo ocurrido en Chihuahua, ya son varias las denuncias que se han realizado ante la Auditoría Superior de la Federación, la FGE y, presuntamente, ante la PGR.

Entre las acusaciones asentadas en las denuncias están el conflicto de intereses entre las empresas farmacéuticas y el entonces gobernador priista César Duarte; la ostentación de un título profesional sin poseerlo (esto por parte de Hernández Flores) y la adquisición de equipo médico con recursos federales con su respectivo e incomprensible inutilización: se trata de un angiógrafo que costó 20 millones de pesos que pero que nunca ha sido instalado (y menos usado) en algún hospital de la entidad.

Pero bueno, regresando con el caso de las falsas quimioterapias, Ernesto Ávila dice desconocer cuál pudo ser el efecto que la medicina “pirata” tuvo en los pacientes a los que se les aplicó. Pero una cosa es segura: los afectados no se curaron. ¿Neta?

“La afectación fundamental no es por el producto en sí que te haga daño, sino por el efecto que no te da. Es como si te pones tú una inyección del agua destilada, a lo mejor no te hace daño a tu salud, pero no te cura la enfermedad. Si te doy en lugar de una tableta de aspirina, una de talco, no te hace efecto. A lo mejor no te hace daño pero no te hace el bien que se busca con ese medicamento. Aparte de ser un delito por el robo del medicamento, por sobreprecio, es un delito porque está dejando sin cura al paciente que lo requiere.”



http://www.sopitas.com/714469-chihuahua-duarte-tambien-se-habrian-aplicado-falsas-quimioterapias/