Ella traicionó la “confianza” de su novio, pero él respondió haciendo algo realmente imperdonable


Siglo XXI y que estas cosas sigan pasando…

Una de las cosas que jamás va a dejar de romperme el corazón son los comentarios bajo las historias de violencia intrafamiliar. Entiendo que cosas como “¿Por qué no lo dejó?” o “Mujer que se respeta no se deja golpear” son de una reacción inmediata de rechazo a algo terrible, pero también vienen desde una grave falta de empatía y desconocimiento sobre este tipo de situaciones. 

El abuso jamás comienza con un golpe.

Una de las personas en la relación lentamente toma el control de la otra persona y reduce progresivamente su autoestima, generalmente con la excusa de “cuidarla” de los peligros urbanos, las críticas de la gente, las “malas juntas” y, por supuesto, el control de cualquier otro sujeto que no sea él. Pronto está supervisando sus rutinas, su comportamiento e incluso su dieta. Todo esto con la excusa de que “el amor es celoso y posesivo”, una peligrosa mentira que nos llevan enseñando desde el siglo pasado.

Es realmente increíble cómo este proceso puede ir pasándonos de largo sin que nos demos cuenta.

Para el momento en que escribía, la joven llevaba saliendo con su novio tres años, y llevaban viviendo juntos dos. Su relación tenía problemas, como todas, pero realmente lo amaba, de verdad, a pesar de que había cometido un grave error en el pasado y había perdido totalmente su confianza. ¿Cómo? ¡Mintiendo!

Así es, le había mentido… porque él era tan celoso y posesivo que prefirió mentir sobre salir un par de veces en lugar de decir la verdad y enfrentar una pelea segura.

La pobre joven se culpa de arruinar lo que era una buena relación con sus mentiras. Sin embargo, algo ocurrió que cambió un poco su perspectiva.

Él tuvo que salir de la ciudad por trabajo un fin de semana. La llamó por teléfono y le preguntó si había salido y ella, que había acordado con él que se quedaría en casa mientras estaba sola, contestó que por supuesto que no. Él pareció feliz con su respuesta.

Semanas más tarde le revelaría que la había grabado en secreto para asegurarse de que no saliera.

Lo que la joven quería que la “Querida Prudence” respondiera era si estaba en su derecho de sentirse enfadada o herida por haber sido filmada en secreto. Si es que estaba reaccionando de más, si fue su error primero, si sus mentiras la hicieron merecer tal supervisión de alguien que supuestamente la quiere. Si es, de hecho, una buena idea, porque así puede recuperar la confianza en ella.

Firma —“A la que filmaron por falta de confianza”.

Prudence respondió con lo mismo que siento yo: “Esta es una de las cartas más dolorosas que he leído”.

Nadie tiene derecho a controlar a otra persona de esa forma y menos de invadir su privacidad, pero el punto al que esta pobre mujer está convencida de que puede ser su culpa describe bastante lo que ocurre en una situación de abuso. Tener que mentir para salir de tu propia casa no es normal, y tener que mentir para “evitar peleas” es una clara señal de que algo anda profundamente mal con la relación.

¿Qué crees que hubiera pasado si ella hubiese salido? Él nunca le ha pegado y quizá es hasta mar de agradable la mayoría del tiempo, mientras ella se “comporte”. ¿Pero qué va a pasar cuando no sea así? ¿Qué pasa si ella hace cosas que a él no le agradan? ¿Qué pasa si ella lo deja?

Es hora de que reconozcamos las cosas como son: Las personas no somos objetos que puedan ser manipulados a gusto de alguien más.

No. Más. Abusos.



http://www.upsocl.com/mujer/ella-traiciono-la-confianza-de-su-novio-pero-el-respondio-haciendo-algo-realmente-imperdonable/