El increíble poder del amor de papá y mamá: Los doctores la desahuciaron al nacer, y ahora es modelo


La hija del ex futbolista Phil Neville tenía menos de 24 horas de vida. Una frase que les dijo la enfermera, marcó sus vidas para siempre.

Julie y Phil Neville recuerdan entre lágrimas los primeros días de su hija Isabella. La pequeña nació poco después de los 6 meses, al sufrir un derrame cerebral en el útero. Su corazón y pulmones no eran tan fuertes y necesitaba apoyo para el 95% de sus funciones vitales. Los médicos le dieron 24 horas de vida. Sólo por ese 5% restante, decidieron no declararla legalmente muerta.

El panorama no era nada alentador. La pequeña estaba entubada y conectada a un respirador. Los afligidos padres miraban a su bebé a través de la incubadora, con sus pequeños puños apretados de dolor. La triste madre alzó los ojos al techo y oró. Entonces llegó una enfermera para inyectarle medicamentos, de nuevo y la apenada madre le preguntó:

“Cómo rayos haces este trabajo?”.

La respuesta que obtuvo, la iba a acompañar por el resto de sus días…

“Yo trabajaba en una sala de cuidados intensivos adultos antes de venir aquí. Si estos bebés fueran adultos, ya habrían abandonado. Pero los bebés siguen luchando. Nunca se rinden“.

-fueron las palabras de aquella enfermera-.

Los Neville supieron que aún les quedaba mucho por hacer. Pronto su hija superó las expectativas y fue enviada a casa. Sin embargo ellos no tardaron en darse cuenta de que algo no andaba bien:

“Isabella no se sentaba, se ahogaba con puré de comida y vomitaba 15 o 20 veces al día. Babeaba mucho de su lado izquierdo y continuó decayendo”.

-comentan los padres.-

A los 18 meses y después de varios exámenes, se diagnosticó a Isabella con parálisis cerebral. Los médicos dijeron que ella nunca iba a poder caminar, hablar, o incluso llevar una vida normal. Sin embargo 13 años después, la esta jovencita sigue desafiando a la ciencia.

“Pasé varias horas al día animándola a ponerse de pie y usar sus piernas. Y funcionó. Tenía tres años y tres meses cuando dio sus primeros pasos. Hasta entonces, me sentía como si me estuviera ahogando. Esos pasos marcaron el comienzo del resto de nuestras vidas”.

-cuenta la orgullosa madre.-

La dedicación de sus padres es un claro factor decisivo en los avances de Isabella. Ahora, ella solo puede caminar, también corre, baila y practica deportes; incluso acaba de firmar contrato con una prestigiosa agencia británica de modelaje. La pequeña cumplió su sueño. A pesar de tener algunas dificultades con el movimiento y eventualmente usar una férula; la agencia no la considera una modelo discapacitada.

Es locuaz, inteligente y humilde. Con sus penetrantes ojos verdes y su piel de alabastro, Isabella es natural y encantadora.

Julie y Phil ahora miran a su hija con lágrimas de esperanza. No pueden creerlo.


The Styling Academy

“Nunca pensé que vería este día. Isabella ha superado todo lo que creíamos que haría. Estoy muy emocionado de verla logrando sus sueños. Después de lo que ha pasado, merece cada minuto de esto. Se lo ha ganado”.

Mientas tanto la joven modelo usa férulas de plástico para sus piernas porque tiene que apoyar sus músculos día y noche. Probablemente tenga que usarlas durante el resto de su vida, pero puede quitárselas para las fotos de modelaje.  

La familia pasó de vivir en Manchester (Inglaterra) a Valencia (España), donde asiste a una reconocida escuela y es la mejor de su clase.


Nigel Hillier

“Me encanta intentarlo todo”.

-asegura Isabella.-

Pero lo que más admira su madre, es su capacidad para hacer amigos:

“Tiene amigos maravillosos. Ella puede salir de la escuela y no llevar nada. Pero veré a diez amigos que trotan detrás de ella con su bolsa, sus férulas y su equipo de PE”.

La enfermera tenía razón. Esos bebés siguen luchando, nunca se rinden.



http://www.upsocl.com/inspiracion/el-increible-poder-del-amor-de-papa-y-mama-los-doctores-la-desahuciaron-al-nacer-y-ahora-es-modelo/