El hombre que se ha tomado una foto todos los días durante 30 años tiene un profundo objetivo


Hace treinta años Karl Baden comenzó a tomarse una fotografía de él mismo todos los días de su vida para no detenerse hasta que llegue el momento de su muerte. Sin duda una muestra de paciencia y perseverancia que ya adoptó como parte de su rutina diaria para enfocarse en un solo objetivo.

Este profesor de Boston College fue apodado en la institución como el “Padre de la selfie” y ya cuenta con más de 11.000 fotografías del proyecto. 

El objetivo de estas imágenes es que las personas puedan contemplar lo que es la mortalidad y el envejecimiento.

Al profesor de 64 años no le gusta ser comparado con las “duck-face” (cara de pato) que suelen salir en las fotografías de las redes sociales, sin embargo reconoce lo que significa el valor de la selfie.

Su proyecto ha sido exhibido en las galerías de Boston y New York y en muchos otros lugares a medida que han transcurrido los años. 


AP

“Si no fuera por lo popular de la selfie probablemente estaría trabajando como cualquier persona”. 

Bromeó el profesor Baden.

“Y en realidad eso fue lo que siempre esperé”.

Según el testimonio del dueño de una de las galerías, lo que hace que este proyecto funcione son todos los valores que se pueden reflejar a través de este conjunto de fotografías, desde la muerte hasta la obsesión de un hombre por inmortalizarse a sí mismo de alguna forma.

“Es un tema universal y personal al mismo tiempo. Él está grabando una vida, o al menos un aspecto de ella que puede representarnos a todos nosotros, ya que todos remamos en el mismo bote”. 


Karl Baden

Robert Mann, otro dueño de una de las galerías de Nueva York que exhibió el proyecto cuando cumplió diez años, confiesa estar realmente impresionado sobre cómo el académico ha seguido con su proceso. 

“Mirar las edades de Karl a través de un cámara ha sido asombroso”.

El profesor Baden comenzó con su proyecto el 23 de febrero de 1987, el día después de que Andy Warhol murió y cerca de dos décadas antes de que surgiera Facebook.

Él nos comenta sobre la credibilidad que hay que tener en el proyecto de reflejar el proceso de envejecimiento de la manera más transparente, ya que las poses de este hombre son siempre con la misma expresión facial neutra, usando la misma cámara de 35 mm, trípode, fondo, y luz. 

“El acto que en sí mismo es como el de lavarse los dientes”, comenta Karl. 

“Sólo tomaré la foto y seguiré con el resto de mi día. No es un ritual sagrado o algo por el estilo”. 


AP / Steven Senne

El padre de la selfie también se ha preocupado de lucir siempre igual siendo lo más preciso posible al cumplir su objetivo. Nunca se ha dejado crecer su barba y ha mantenido su cabello con el mismo estilo de siempre. ¡Eso sí que es compromiso con uno mismo!

“Debo mantener todas estas variables constantes de manera de no desviar el proceso de envejecimiento”.

Además de relacionarse con lo que es la mortalidad, el proyecto toca nociones de obsesión, incremento en el cambio y perfección. 

“Por mucho que trate de hacer siempre el mismo cuadro, siempre fallo. Siempre hay algo que es un poco diferente, además del proceso de envejecimiento”. 

El tiempo ha tratado bien Baden, sin embargo el año 2001 el profesor estuvo en tratamiento de quimioterapia debido a un cáncer a la próstata y se volvió notablemente más delgado.

El cancer está en remisión y como pueden ver, no ha vuelto a aparecer.

La diferencia más notoria que este hombre dice ver en sí mismo son sus cejas, las cuales cada vez tienen menos vello.

Sin duda este personaje tuvo una gran idea y sus acciones diarias son el real ejemplo de compromiso y perseverancia, un proyecto que nos permitirá apreciar un proceso por el que todos pasamos de la forma más tangible posible. 



http://www.upsocl.com/cultura-y-entretencion/el-hombre-que-se-ha-tomado-una-foto-todos-los-dias-durante-30-anos-tiene-un-profundo-objetivo/