Con el arribo de Trump, el miedo a las redadas ha regresado a Estados Unidos


La agencia de información The Associated Press publicó este viernes 17 de febrero el supuesto contenido de un memorándum de la Casa Blanca que mostraba una propuesta de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para la movilización de 100 mil miembros de la Guardia Nacional para detener inmigrantes sin estancia legal en su país. Casi inmediatamente, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, negó la información compartida por la agencia.

“No es verdad en un cien por ciento. Es falso. Es irresponsable que se diga eso”, indicó Spicer, quien además afirmó que no hay esfuerzo alguno para que la Guardia Nacional acorrale inmigrantes. Eso sí, el parodiado vocero presidencial no negó explícitamente que la posibilidad de echar mano de militares para acelerar las deportaciones. La iniciativa, de acuerdo con lo publicado por la agencia, contemplaba el apoyo militar en 11 estados de la nación norteamericana: cuatro estados fronterizos con México (California, Arizona, Nuevo México y Texas) y otros siete cercanos a esos (Oregon, Nevada, Utah, Colorado, Oklahoma, Arkansas y Luisiana).

En una de sus primeras órdenes ejecutivas, el presidente Trump anunció que se reforzaría la seguridad fronteriza empleando 10 mil oficiales de inmigración más y 5 mil nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza para aplicar la ley en todo el territorio. Durante su campaña, el político republicano prometió deportar a 3 millones de inmigrantes con antecedentes criminales apenas tomara posesión del cargo.

“Lo que estamos haciendo es tomar a los criminales y a quienes tengan antecedentes criminales, pandilleros, narcotraficantes, probablemente dos millones, incluso tres millones; los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar”, dijo Trump el pasado 13 de noviembre.

La semana pasada se registraron decenas de detenciones de inmigrantes mexicanos como parte de la implementación de las políticas del presidente Donald Trump. Según cifras de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos, los 90 mexicanos arrestados forman parte de un grupo de 350 extranjeros con estancia ilegal detenidos durante las redadas. El mayor número de detenciones de mexicanos se produjo en Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, además de Los Ángeles.

Con la llegada de Trump al poder, afirma The New York Times, revivió el miedo de las redadas y deportaciones masivas en Estados Unidos, que no se veían —de esta manera— desde la administración del expresidente George W. Bush. Aunque Barack Obama ostente el récord de más deportaciones (2.5 millones de inmigrantes), señala la publicación, los operativos se concentraron en personas que acababan de cruzar la frontera, empleadores que contrataban trabajadores sin estancia legal e inmigrantes con condenas penales. “El temor a las redadas de inmigración ha regresado a Estados Unidos”, sentencia el diario español El País.

El caso más reciente sobre las arbitrariedades a la hora de arrestar y buscar la deportación de migrantes es la historia de Daniel Ramírez Medina, un dreamer al que buscan relacionar con una banda criminal en California por el hecho de tener un tatuaje que hace referencia a su lugar de nacimiento: La Paz, Baja California Sur. “Dijo que si el señor Ramírez era de Fresno era definitivamente un miembro de una pandilla, porque todos en Fresno son miembros de la banda de los Bulldogs. Dijo que el tatuaje del señor Ramírez era uno de la banda de esa zona”, afirmó uno de los abogados del dreamer.

De acuerdo con la fiscalía, el joven mexicano habría admitido su pertenencia una pandilla cuando fue cuestionado sobre su participación delictiva.

FOTOS: GETTY IMAGES



http://www.sopitas.com/722475-donald-trump-redadas-deportaciones-inmigrantes/