15 deslenguadas personas confesaron el error más adorable y vergonzoso que han atestiguado


¿Has escuchado que dos errores no hacen un acierto? Pues a veces el mismo error es lo mejor que puede pasar, como cuando los niños empiezan a hablar y en vez de obedecer dicen “te quiero” porque saben que te derrites. O cuando la persona que te gusta te dice “amor” por primera vez.

O cuando ESE compañero de clase, ya sabes cual, le dijo “papá” o “mamá” al profesor.

Todo depende del el ojo con que se miren las cosas.

1. Lo que se pierde en la traducción

·Mi colega nació y creció en Armenia, y sólo ha vivido en Estados Unidos por dos años. Aprendió a hablar inglés muy rápido y muy bien, excepto…

Un día mientras estaba por irse a casa, asoma la cabeza en la sala de descanso y nos dice, “Okay, chicos. ¡Me voy! ¡Descansen en paz!”

“… Uh, creo que quieres decir ‘que descansen’”.

“¿Cuál es la diferencia?”

“‘Descansa en paz’ es lo que dices para mostrar tu respeto por una persona muerta”.

“¿QUÉ? ¿Por qué nadie me explicó eso? ¡Se lo he estado diciendo a los clientes por meses!”


2. Mamá part-time

Hace poco estaba en el centro comercial cuando de pronto una pequeña mano se metió en mi palma. Una niña muy pequeña de eso de cinco años me había confundido por su madre y además de tomar mi mano, había comenzado a abrazar mi pierna. Fue muy dulce y sabía que la asustaría darse cuenta de su error— pero cuando la saludé su expresión confundida fue increíble. Siguió tomada de mi mano mientras buscábamos a su mamá. Fue extra lindo porque recuerdo que cuando era así de pequeña me pasó lo mismo.


3. Esta sí que es una campeona

Estaba en un supermercado local cuando una niña (¿de unos cuatro años?) que estaba con sus padres comenzó a girar en su sitio hasta darse un fuerte golpe contra el suelo. Así brusco y en toda la cara. Estaba esperando que empezara a llorar a gritos, pero se levantó igual de rápido y gritó “¡Estoy bien!” antes de volver girar.

Es la cosa más linda que he visto.


4. Una pequeña confusión

Estaba en la sala de espera de un hospital y una niña le preguntó a su papá qué decía en una etiqueta que marcaba su nombre en su camisa. El padre le dijo su nombre y la niña contestó, en tono traicionado, “pensé que papá era tu nombre”.


5. “Pretty” es “linda” en inglés

Tengo una amiga llamada Preeti. Un día, Preeti y yo estábamos haciendo trabajo voluntario en una escuela primaria como parte de la organización de ayuda social que ofrecía nuestra escuela, y nos presentaron a los niños (entre seis y siete años) como “Señorita [yo] y Señorita Preeti”. Cuando uno de los niños quiso preguntarle a Preeti donde estaba el baño se confundió y le dijo, “Señorita Hermosa”. Casi nos derretimos con él.


6. No es una mala respuesta

Hace unos meses, mi hija de seis años estaba comiendo su cena. Se le escapó un eructo y dijo, “pedo en mí”. Nos quedamos callados un minuto y luego le preguntamos qué había dicho. Explicó, “dije ‘pedo en mí’. Es lo que dices para ser educado”. Yo y mi esposa sonreímos y le dijimos que es “perdónenme”. 


7. Inocente hasta que se pruebe culpable

Un amigo de mi papá es italiano, pero su familia se mudó a Alemania en los 60 y desde entonces viven ahí.

Hace unos años lo capturó una cámara conduciendo a exceso de velocidad (aunque no mucho por sobre el límite). Se dio cuenta porque vio un flash y le preguntó a su hija qué le pasaría ahora.

Ella le aseguró que no debía preocuparse y que le llegaría una multa por correo. Pero estaba tan preocupado por haber roto las leyes que fue a la estación de policía al día siguiente y declaró: “yo lo hice”.

Obviamente le preguntaron que qué había hecho, y él les explicó lo de conducir sobre el límite de velocidad. Los policías fueron muy amables y sólo se rieron un poco, le dieron las gracias y le dijeron que recibiría su multa por correo.


8. El doloooor

Llevé a mi sobrina (siete años) a un restaurante ayer y nos sentamos en las sillas altas. Mi sobrina y yo estábamos levantándonos para ir a lavarnos las manos cuando ella resbaló y cayó al suelo. La tomé en brazos y la lleve al baño. Estaba llorando, así que le pregunté si se había lastimado y me dijo “sólo en mi orgullo”.


9. La tecnología hace de las suyas

Conocí a un tipo en Tinder, y probablemente era nuestra cuarta o quinta vez juntos desde la primera cita. Íbamos en su auto, acabamos deteniéndonos en el camino y por coincidencia conocí a algunas personas de su familia. Volvemos al auto y continuamos a nuestro destino original. Le llega un texto de su madre y accidentalmente deja que el auto lo lea en voz alta. Palabra por palabra: “¡Ella es la novia más hermosa que has tenido!” Cayó un silencio mortal porque ninguno es muy asertivo, así que no habíamos hablado sobre lo que sentíamos. Y después se puso tan incómodo y avergonzado al tratar de pedirme que fuera su novia. Acabó lográndolo y tres meses después sigue siendo el hombre más increíble que he conocido.


10. Este es el tipo de bromas que falla tanto que se da la vuelta y es un gran éxito

Cuando mi hermano estaba en la escuela, la sororidad vecina entró a su casa y le puso stickers a todos los objetos con sus nombres escritos. No estoy seguro de cuál era el chiste, pero supongo que estaban tratando de hacer una broma que no fuese dañina.

Mi hermano tenía un compañero de casa que era un estudiante de intercambio de China, un chico extremadamente dulce. Él les fue a dar las gracias a las chicas, porque pensó que estaban tratando de ayudarlo con su inglés.


11. Deberían haberlo filmado para Youtube. Ahora serían millonarios

Mi esposo tuvo una operación y la pasó muy mal con la anestesia. No sabía quién era o dónde estaba. Por lo que decía, su último recuerdo era de 10 años atrás (antes de conocernos). Esposo: ¿Quién eres tú? Yo: Tu esposa. E: ¡¡Estoy casado!! Y: Sip. E: Imposible, eres demasiado bonita para ser mi esposa.

En el momento me rompió el corazón, pero mirándolo de nuevo es muy gracioso. Le tomó tres o cuatro horas recordarme y a todo el resto de su vida.


12. Quedémonos con su definición

Mi sobrino de (entonces) siete años y yo estábamos viendo un show de TV, y uno de los personajes le dijo a una chica “¡Cara de manteca!” como un insulto.

Mi sobrino me miró confundido y dijo, “¿Cara de manteca?” Volvió a mirar a la TV. Estaba a punto de explicarle cuando puso una expresión de haberse iluminado.

“Oh, es porque tiene el cabello rubio, entonces el flequillo sobre su frente parece una barra de manteca”. 

Pensé que su definición era genial, así que decidí no corregirlo.


13. Patatas: El verdadero desastre natural

Mi hijastro de cuatro años estuvo dos minutos enteros hablando sobre cómo su escuela había enfrentado el paso del mal tiempo, pero nos tomó un momento entenderle porque no podíamos comprender por qué decía “¡tuvimos que escondernos de las patatas (tornados)!”


14. Esta niña pasó por más sentimientos que yo durante los Oscars

Una niña en el supermercado estaba discutiendo con sus padres. Parecía tener unos cuatro o cinco años. Mi esposo y yo giramos por el pasillo y esta niña nos mira, mira a sus padres, de nuevo a nosotros, y se echa a correr por el pasillo. “¡Voy a vivir con ELLOS y ELLOS van a ser mis nuevos mami y papi porque ustedes son MALOS!”

Mi esposo ADORA a los niños y yo estaba muy obviamente embarazada. Les sonreímos a sus padres, así que ellos dijeron, “Oh. Bueno, señores Nuevo Papá y Nueva Mamá, tengan buena suerte con ella” antes de girar su carro.

La niña puso una expresión de pánico y yo les llamé: “¡Hey— esperen!”

Los padres se volvieron. “¿Tiene alguna alergia?”

“No, es sana como un caballo. Necesita una lámpara de noche, eso sí”.

“Oh, que pena, no tenemos lámparas”.

La niña soltó la camisa de mi esposo y volvió a correr hacia sus padres tan rápido que pareció un dibujo animado. “No necesito ese juguete, los amo”.

Se notó que acababa de reevaluar todas sus elecciones en ese momento y era adorable.


15. Y hablando de sentimientos: ¡Saquen los pañuelos?

Mi novio tuvo un accidente cerebral hace cuatro meses. Estuvo en coma por una semana y cuando despertó tuvo que volver a aprender a hablar coherentemente. El fonoaudiólogo tuvo una sesión conmigo presente, para que pudiéramos practicar esas lecciones en casa. Él (el terapeuta) decía una palabra y mi novio tenía que darle un sinónimo o una definición. El terapeuta dijo “felicidad” y mi novio me apuntó y dijo mi nombre. Entre que me reí y lloré y el terapeuta le dijo “no, eso no es correcto”. Mi novio frunció el ceño, confundido, sin entender el error.

Es un recuerdo que doy vueltas cada vez que pasamos por un momento difícil.

¿Cuál es el error más adorable que has presenciado?



http://www.upsocl.com/estilo-de-vida/15-deslenguadas-personas-confesaron-el-error-mas-adorable-y-vergonzoso-que-han-atestiguado/