12 de las playas más curiosas del mundo


Si al sueño de estar recostado sobre la arena disfrutando del sol en una playa paradisíaca pudieras sumarle algo más espectacular como ser testigo de secuelas únicas de la naturaleza o costumbres extrañas de sus habitantes, ¿qué escenario elegirías? Aquí te presentamos una serie de famosas playas por todo el mundo que son reconocidas por alguna extrañeza que las hace tan singulares como atractivas. ¡Elige tu favorita!

Bowling Ball Beach, California

Como su nombre lo indica esta playa de la costa californiana ubicada en el condado de Mendocino está formada ni más ni menos que por bolas de piedra con un tamaño de más de un metro de diámetro. Estas rocas se extienden a lo largo de la playa formando una especie de campo de bolos enorme. Como si esto fuera poco para convertirse en una de las playas más raras, además su arena es de color verde. Es muy visitada para actividades como el surf y la pesca, pero también para pasar tardes más tranquilas viendo sencillamente la puesta del sol en un espacio increíble.

 

Papakolea Beach, Hawaii

Esta isla hawaiana ubicada en el distrito Ka‘u presenta una arena de colores muy originales: negro, rojo y, sobre todo, verde. El tono verdoso tiene origen en lo que se conoce como el diamante hawaiano, que son los cristales de olivino que se depositaron allí como resultado de una erupción volcánica ocurrida diez mil años atrás. Existen otros componentes volcánicos en su arena pero, dado que los cristales son los más pesados, es su color el que prevalece cuando las aguas arrastran el resto. En esos momentos es cuando la playa se ve aún más verde.

 

Scala dei Turchi, Italia

En la isla italiana de Sicilia se extiende un enorme acantilado rocoso que desemboca en el mar, ubicado a 18 kilómetros de Agrigento. Se trata de la Scala dei Turchi, es decir, Escalera de los turcos. Está formado por una piedra calcárea sedimentaria de color blanco puro, llamada Marga. La erosión del viento y el agua a lo largo de los siglos construyeron una especie de escalones en ella.

 

Gulpiyuri, España

La playa española de Gulpiyuri se encuentra al norte del pueblo de Naves, en Asturias, y es considerada monumento natural desde 2001. Es muy pequeña y solo se llega a ella desde la playa de San Antolín. Está muy bien conservada en su naturalidad gracias a su aislamiento. Muy protegida del viento y de muy poca profundidad de agua, es famosa por ser una playa tierra adentro rodeada de prados verdes. En ella se ha formado naturalmente una cueva de roca caliza en la zona acantilada en la que el fondo de la cueva se hundió y dejó un hueco donde entra el mar y se puede disfrutar de una playa de arena fina.

 

Playa Escondida, Puerto Vallarta

La playa mexicana de arenas blancas conocida como Escondida, en Puerto Vallarta, es una cueva de piedra volcánica que cuenta con una variada fauna marina alucinante, que la transforma en un escenario mágico. Por eso se ha convertido en un parque nacional muy protegido por México y declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Es una playa cubierta solo en parte por un paredón de rocas en el corazón de las tres deshabitadas islas Marietas del Pacífico. Se visita sobre todo para la práctica de snorkel ya que pueden verse desde tortugas marinas y mantarrayas hasta pulpos, delfines, ballenas jorobadas y otras especies en peligro de extinción.

 

Ocean Dome, Japón

Saliendo de las playas naturales, existe en Japón una playa artificial dentro de un resort, que fue construida en paralelo a la línea de la costa en la ciudad de Myazaki. Se considera un parque acuático con 300 metros de largo y 100 de ancho. En su construcción, cuenta con una especie de carpa con un techo diseñado de manera muy novedosa con función retráctil para desplegarse permitiendo entrar el sol o presentando la imagen de un cielo despejado durante los días nublados.

 

Maho Beach, San Martin

La playa Maho Beach, ubicada del lado holandés de la isla caribeña de San Martin, cuenta con una atracción sumamente llamativa y que suma cierta adrenalina a una tarde de sol en la playa. Su proximidad al aeropuerto internacional Princess Juliana, de pistas muy cortas, hace que los aviones tengan que pasar a tan baja altura que da la sensación de que te rozarán la cabeza mientras disfrutas del mar de esta playa hermosa.

 

Prince William Sound, Alaska

Una playa muy original donde seguro no te darán ganas de bañarte o tomar sol es la famosa Prince William Sound en Alaska, Estados Unidos. Estas costas cuentan con una cadena de glaciares en su extremo meridional que vierten sus hielos al mar, en un ambiente de aire puro y frío. Sus aguas cristalinas reflejan los picos montañosos y su arena negra contrasta con las colinas verdes. Las especies marinas son muy atractivas. Pueden verse focas, ballenas, nutrias y también águilas y osos. Son famosos los cruceros que visitan esta zona donde los turistas toman fotos impecables en un espacio sumamente contrastante.

 

Pink Sand Beach, Bahamas

Esta playa ubicada en las Bahamas, en Harbour Island, conocida como Pink Sand Beach, se considera una de las mejores playas del Caribe. Cuenta con la peculiaridad de tener una arena rosada compuesta por fragmentos de corales y conchas marinas. Su arena y sus aguas cristalinas le dan un estilo paradisíaco, donde la tranquilidad, el silencio y la poca profundidad permiten disfrutar del snorkel o nadar libremente en un lugar único.

 

Saleccia, Francia

Su nombre original es Plage de Saleccia y se encuentra cerca de St-Florent, en la isla francesa de Córcega, ubicada a 200 km de la Costa Azul. Esta playa es una de las más aisladas del norte de dicha isla y deslumbra por su enorme extensión de arena blanca y suave, además de un llamativo mar color turquesa y su perímetro rodeado por un bosque de pinos. Pero lo más llamativo de este paisaje es que en él residen especies bovinas, que conviven con los turistas y comparten los días al sol, todos juntos retozando en la playa.

 

Chandipur Beach, India

En la playa india de Chandipur, ubicada en la bahía de Bengala del estado de Odisha, se da un efecto geológico muy extraño en el que dos veces al día el agua se desvanece en cuestión de minutos frente a los ojos de los espectadores. Unos 5 kilómetros de mar aparecen nuevamente delante de la playa. Es impresionante cómo se puede caminar sobre donde había agua y observar todo lo que la marea dejó, propio del fondo del mar, sin tener que bucear.

 

Calzada de los gigantes, Irlanda del Norte

En la playa irlandesa conocida como Calzada de los Gigantes, las erupciones volcánicas generaron unas 40 mil columnas de basalto con formas hexagonales que parecieran los tubos de un órgano. Algunas estructuras de esta calzada son especialmente famosas, como la Bota del Gigante y las Pilas de Chimeneas. Según cuenta la mitología local, el guerrero Finn McCool, peleando con un gigante escocés, construyeron esta calzada cada uno desde su costa para alcanzarse.

Con información de: Ehow



http://culturizando.com/en-imagenes-12-de-las-playas-mas/